5 Errores que Cometes al Emprender con tu Blog - yo los he cometido todos...

Hey colega, no sé si escuchaste el piropo que dice:

“Estás mareado”

“Por qué?”

“Por estar dando vueltas todo el día en mi cabeza…”

No sé de qué año es pero es un clásico.

Hoy te escribo este artículo porque creo saber qué es lo que está dando vueltas en TU cabeza, querido blogger.

Me la re juego a que es: ¿Cómo corno hago para ganar dinero de verdad con mi blog?

Ese también parece ser un chiste viejo, pero no. Está más vivo que nunca.

 

Hay 5 errores que probablemente estás cometiendo al querer emprender online, ahora que ya te empezaste a llamar Blogger:

#1 Querés monetizar tu Blog con publicidad.

Tengo una pregunta para vos, ninja. ¿Tan grande es tu blog que podés fijar el precio de lo que cobrás por tu espacio?

Ojo, no me malinterpretes. Es una de esas preguntas en las que te pido que te mires al espejo y que seas honesto conmigo.

El mundo digital no es muy distinto al mundo local cuando de dinero se trata. O sea, cuando de negocios se trata.

No es que en internet el dinero vale menos y que el valor de tu negocio se multiplica al ritmo de los corazones de instagram.

Podés monetizar tu blog con publicidad, claro que sí, pero no es el único ingreso al que deberías apuntar por dos motivos:

Estás promocionando el trabajo de otra compañia, no la tuya.

Necesitás miles de visitas diarias para poder sumar centavos.

El ingreso pasivo existe y requiere que trabajes primero. ¿Pero en serio vas a seguir trabajando para otros? ¿Vas a romperte la espalda para generar tráfico para otra persona?

Si vas a monetizar tu blog, por favor colega, trabajá para que te paguen a vos directamente. Que empresas te paguen a vos por tus servicios. Que personas te paguen por tu asesoría estratégica. Trabajá para que te paguen, hacé negocios.

#2 Querés abarcar todo

No voy a hacer mención de la frase “el que mucho abarca, poco aprieta”... Oops, lo dije!

Cuando te duelen los ojos y sabés que tenés que cambiarte los lentes - como yo, te pregunto: ¿vas al médico clínico o al médico oculista? ¿Vas al que sabe un poco de todo o al que sabe mucho de tu problema específico?

Necesitás ir al grano. Tus lectores necesitan que seas específico. Tus lectores están podridos de dar vueltas por todos lados buscando soluciones. Necesitan algo específico. ¿Por qué querés trabajar para todos? ¿Por qué querés ser común?

Cuando empecé a enseñar a vender me vi obligada a enfocarme directamente al blogging porque me di cuenta de que los que me encontraban en internet no tenían interés en aprender a vender por teléfono.

Claro que hay personas que quieren aprender a hacerlo, pero no tienen nada que ver con los blogs. ¿Por qué iba a crear contenido para ellos?

Ni aunque tuviésemos 20hs extra por día, vamos a llegar a fascinar a un grupo si nos dedicamos a hacer las cosas “bien” para todos.

Colega, enfocate y hacele el favor a tu lector, de ser específico.

#3 Compartís tu contenido con todos tus amigos - y les pedís feedback

Jodeme que tenés la suerte de estar rodeado de amigos que son expertos en tu nicho. Todos tus contactos de tu perfil personal de Facebook son posibles clientes. Jodeme que tus amigos te contratan.

Ponete en el lugar de ellos por favor. Si de repente tu amigo te cuenta que está moviendo un proyecto sobre drones y vos nunca tuviste interés en filmar desde el aire, decime, ¿le comprarías un dron?

A lo sumo compartirías su tienda una vez con tus amigos.. lo peor es que lo compartís sin saber de qué está hablando.

Aparte, no hay nada más feo que hacer las cosas por compromiso. ¿Te ha pasado de recomendar el emprendimiento de un amigo - el cual creés que es una porquería - a tu círculo sólo por “ayudar” a tu amigo?

Decime la verdad, ¿lo promoviste porque creías que su proyecto era bueno o sólo para hacerle un favor?

Tus amigos son tus amigos por motivos externos a tu negocio. No quieras meterlos y ponerlos en compromiso cuando no tienen interés real en tu emprendimiento.

Si necesitás feedback, que venga de parte de tus clientes. De personas que quieren pagarte.

Tus amigos no tienen por qué pagarte las cuentas y no lo van a hacer. ¿Sabés qué te van a decir cuando las cosas vayan mal? Te van a sugerir que renuncies y que vayas a lo seguro.

No pidas permiso, el emprender online es un camino solitario.

#4 Querés colaborar con todos - y agradarle a todos.

Te cuento algo, colega. AMO las colaboraciones. Creo que son un ingrediente básico para la salsa secreta del crecimiento.

¡Pero cuidado! Cuidado.

¡Pineame!

¡Pineame!

Cuando buscás colaboraciones, ¿qué es lo que está pasando por tu mente?

Cuando colaboras, ¿realmente estás colaborando o querés sacarle ventaja al trabajo de alguien más?

Cuando colaboras con alguien, ¿pensás en qué le podés aportar o sólo pensas en qué podes ganar?

Las colaboraciones son lo mejor que podés hacer, siempre y cuando sean genuinas, y aporten valor a tu audiencia.

No quieras aprovecharte del entusiasmo de alguien más. Tal vez te cuesta crear contenido fresco y se te ocurre que podés pedirle a tus colegas que hagan el contenido por vos. ¿Qué es lo que le estás dando a tu lector?

Hacé de cuenta que tu blog es una planta que está creciendo. Todo lo que vos le des como alimento, va a dar fruto.

No quieras aprovecharte del trabajo de alguien más. Si colaborás con todos para agarrar visibilidad - porque ese suele ser el objetivo implícito, el fruto que des va a ser una ensalada. Y nadie vive de ensalada dijo Homero.

Cuando busques colaboración, pensá en qué estás dando. No seas egoísta al pedir colaboración.

Ahora, cuando te pidan colaboración, mi consejo es que siempre digas que sí. Porque esa es una oportunidad para DAR.

El resultado ideal de una colaboración es que creas relaciones nuevas a.k.a. te hacés amigo de otros colegas que tienen las mismas luchas que vos, y además tu lector te va a agradecer por haberle presentado a tu colega amigo.

El objetivo de una colaboración siempre debería ser colaborar: Das lo que el otro no tiene. O pedís lo que vos no tenés, no para vos, sino para dárselo a tu audiencia.

#5 Tu diseño es horrible.

Lo tenía que decir. Sorry.

Es probable que no despegues porque tu diseño de imagen es horroroso. Creíste que Dios te dotó de talentos artísticos en diseño web y que los estás descubriendo en tu blog.

No, colega, a menos que seas diseñador de verdad, no.

Se nota.

Por ahorrarte unos pesos decidiste usar una plantilla gratuita y modificarla a mano, como si nadie se diera cuenta.

La imagen es importante. La imagen vale más que mil palabras, de verdad.

Tu contenido puede ser excelente, pero si se ve mal. Sólo la va a leer tu mamá.

Lo peor es que tu mamá no te a a decir que el diseño es feo. Te va a decir que está todo bien, cuando no.

El contenido es importante, pero más importante es que lo sepas poner en contexto y que sea consumible.

Yo sé que el diseño tiene parámetros difíciles de juzgar, porque la percepción de imagen es subjetiva. Lo que para mí es asombroso, para vos no tiene nada de especial.

Por eso, si no sos diseñador, lo mejor que podés hacer es mantener las cosas simples.

  • Fondo blanco, tipografía clara y párrafos cortos.
  • Imágenes de stock de calidad.
  • Colores que no duelan a la vista.

Si tenés unos dólares para invertir, comprate una plantilla de diseño, la instalás y listo. Dedicate al contenido.

¿Cuál es tu fortaleza? Si el diseño no es tu fortaleza, no diseñes. Es tan sencillo…

Enfocate en tus fortalezas. Enfocate en crear contenido fuerte.

Lo demás, mantenelo simple o tercerizalo, nada más.

¿Te sumás al clan de bloggeros fuertes? Descargate gratis el Kit Pro Blog Ninja para emprender fuerte con tu Blog:

Dejame tus comentarios y decime qué opinas!!

Beso grande,

Gab,-

gabriela higaComment