Así cambió mi vida desde que empecé a levantarme a las 4:45am

Así cambió mi vida desde que empecé a levantarme a las 4:45 am   #5amclub #productividad #habitos #emprendedoras #gabrielah

Cuando decidí empezar a levantarme a antes de las 5am, no la estaba pasando bien.

Me sentía insegura respecto a mi trabajo, estaba re triste porque mi perro se había muerto de un cáncer horrible, y estaba insatisfecha con todo.

Sentía que estaba atrapada en mi propia trampa, es decir, en mi negocio, el cual yo misma había empezado. Me había puesto grandes objetivos sin preguntarme si sus beneficios me iban a divertir, entonces no encontraba una motivación fuerte para seguirla remando en dulce de leche.

Quería dominar el espacio, ganarle a toda mi competencia y que mis clientes tuviesen éxito de forma casi instantánea. Imaginate todo el laburo que llevaba en mis encorvados hombritos fofos. Por un lado ya me estaba organizando bien, o sea que podía hacer mucho, pero había cosas que no me cerraban y de repente lo único que quería era que llegase el fin de semana.

Fue en ese entonces que me dije a mi misma: Gaby, es hora de cambiar las reglas del juego.

Resulta que había leído que empresarios que admiraba tenían rituales mañaneros, es decir, rutinas específicas que los ayudaban a tener claridad para enfrentar el día. Eso era lo que yo quería, tener claridad para enfrentar el día y volver a ganar la creatividad que había cultivado tiempo atrás, que perdí por enfocarme en giladas.

Creeme que cuando lo decidí no salté de alegría, más bien sufrí al saber que iba a sacrificar mi hermosa cama, cuando una de las cosas que más me gusta hacer es dormir. Igual, sabía que no era imposible, ya que hubo una época en mi vida en la que me levantaba a las 5 porque entraba a trabajar a las 7am.  La única diferencia era que en ese momento tenía un jefe, al que le rendía cuentas, no sólo vendiendo sino fichando mi horario de entrada y de salida. Estaba obligada a levantarme a las 5.

 

Yo empecé a ser mi prioridad #1

Si me conocés hace unos meses, tal vez te habrás dado cuenta de que cuando veo algo que no me gusta, corto por lo sano. Como cuando renuncié a hacer videos. Con este tema iba a ser igual, no iba a ser permisiva conmigo, no. Si sabía que levantarme más temprano era una posibilidad de cambio positivo, me iba a obligar a hacerlo de inmediato. Sin vueltas. Nada de empezar de a poquito. Si ya me costaba levantarme a las 7, iba a hacer lo imposible para levantarme a las 5 igual, ya que iba a destinar ese tiempo extra sólo para mí.

Ahí fue que empezó mi primer cambio. Generalmente me dejaba para lo último, pero esta vez dije, si me levanto temprano no va a ser por los demás, va a ser para hacer lo que a mí se me cante la gana. Si tengo ganas de desayunar algo elaborado, yo lo voy a disfrutar. Si se me da por leer un libro, yo lo voy a aprovechar. Si se me da por escribir, voy a escribir para mí y nadie más.

 

 

Me empecé a escuchar más

 
tom-holmes-556800-unsplash.jpg
 

Cuando empecé a escribir para mí, en mi journal, ahí empezó el segundo cambio. Escribía sobre cualquier cosa. Había días en los que escribía varias páginas. Había otros en los que simplemente escribía preguntas. Al escribir y sacarme todo, todo de la cabeza, empecé a notar todas las cosas que no me gustaban de mi vida, sobre las que debía tomar decisiones. No eran grandes cosas, eran boludeces.

Por ejemplo, un día escribí que me molestaba que nadie le diera bolilla a Pinterest y que todos preferían usar Instagram para ganar visibilidad. En lugar de crear más contenido sobre cómo Pinterest le rompe el orto a Instagram respecto a ganar visitas al blog e ir en contra de la corriente, como solía hacer antes, decidí que yo iba a aprovechar Pinterest para mí y que iba a compartir contenido en mi blog para quienes estén interesados. Los que no, pasaron a ser de palo. Bah, en mi diario escribí otra frase, pero como es grosera, mejor no te la digo. ¿Sabés cuánta fluidez mental gané ahí? Pfff. Tuve que escribirlo para darme cuenta. Y para escribirlo, necesité separar tiempo sagrado, sin distracciones. Nada mejor que escribir para una misma antes de que salga el sol.

 

Empecé a consumir más libros

 
daria-nepriakhina-474558-unsplash.jpg
 

Otra cosa que empecé a hacer a la mañana fue escuchar y deglutar audiolibros. Resulta que tenía un listado enorme de libros que quería leer, pero durante el día no podía concentrarme en estudiarlos bien.

Así fue que la mañana se había convertido en mi biblioteca personal.

O sea, ¿cómo te pensás que me estudié el método GTD (Getting Things Done)? Ese libro no es para consumir a la tarde o a la noche, no. A menos que quieras volverte loca.

 

Empecé a crear más.

 
rawpixel-com-561415-unsplash.jpg
 

Al mes de haberme estado levantando a las 5am de lunes a viernes y ver que a la mañana estaba súper despierta y enfocada, empecé a aprovechar las primeras horas para crear nuevos contenidos. Actualicé algunos cursos, mejoré mis talleres online, y empecé a escribir más para mi blog y mis correos.

 

¡Levantarte temprano es genial para escribir!

Si bien hay muchos tipos de cosas que los creativos pueden hacer, cuando se trata de escribir, cuanta menos contaminación tenga tu mente, menos bloqueos tenés. Por eso, es recomendable que antes de sentarte a escribir, no hayas abierto tu correo, ni mucho menos tus redes sociales. Tampoco querés permitir distracciones que puedan quitarte la fluidez.

En general, vos sabés que antes de las 8am no te va a joder nadie, a menos que vivas en América y trabajes para China, claro. Entonces, qué mejor que asegurarte escribir antes de esa hora así dejas de usar la excusa que fulanita te arruinó el día y no te dejó avanzar en tu proyecto.

En mi caso, suelo ser muy sensible. O sea, no es que me pongo a llorar con cualquier película - bueno, sólo en las de perritos - sino que lo que sucede es que lo que pasa alrededor me afecta. Tanto, que me bloqueo enseguida.

Si entro a Facebook, y veo un post o una discusión que me genera un poquito de molestia, sé que después no voy a poder escribir algo significativo en mi blog, o al menos no como me gustaría.

Por eso es que casi no entro a las redes sociales. La verdad es que no sé cómo hacen los influencers para seguir creando contenido zarpado después de estar tanto tiempo conectados, los admiro tremendamente.

En fin, colega, creo que levantarme antes de las 5am es la mejor decisión que tomé el año pasado, además de adoptar a mi nuevo compañero Khabib, que se levanta conmigo. En mi caso me ayudó a ganar claridad y a ser más creativa.

Vos, ¿te animás a unirte al club #5am?

Si tu respuesta es sí, acá te dejo una lista de 7 trucos para que levantarte a las 4:45 no sea tan difícil.

Después, si ves que ganás confianza para encarar más proyectos y querés saber cómo organizarte con todo en un solo sistema, te invito a formar parte del curso de productividad llamado Fluir con Asana, en donde conocerás mis super secretos para avanzar en todos tus proyectos con total eficacia y fluidez.

Conocé todos los detalles acá.

 
 
 

mi foto.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Pinterest para Negocios, Productividad y Visibilidad Online.

Tambien ofrezco un curso online de Asana y servicios de Gestión de Pinterest para emprendedoras y marcas con presencia online.

Comparte este post con tus amigos: