Basta de decir que eres perfeccionista, como si fuera algo bueno!

Basta de decir que eres perfeccionista, como si fuera algo bueno!

"Ay, es que soy perfeccionista." - La frase que, a primera vista, parece que te pone en un pedestal más alto, pero que en realidad te impide lograr lo que quieres.

Por favor, colega, el perfeccionismo no es algo bueno.

Y no digas: "Ya lo sé, pero es algo que no puedo cambiar" porque nadie nació siendo un bebé perfeccionista.

¿Te imaginás un niñito perfeccionista?

Un niño que no juega a las escondidas porque sabe que no hay un escondite perfecto y que hay riesgo de que lo encuentren.

Un niño que no quiere cocinar galletas con su madre porque no le van a salir igual que las galletas de paquete.

Un niño que no juega en el parque porque no se quiere ensuciar la ropa.. por favor!

¿En qué momento nos hicimos tan perfeccionistas?

En mi caso yo sé cuándo.

Me hice perfeccionista de niña, cuando los grandes empezaron a alardear que yo era la mejor alumna de la escuela.

Cuando me comí el cuento de que iba a ser la mejor en la universidad porque era buena estudiando.

Cuando comencé mi primer trabajo pensando en escalar cada puesto hasta llegar a la gerencia de una cadena de hoteles.

Cuando en la iglesia aprendí que había personas que iban al cielo y otras al infierno.

Ojo, mira que no estoy culpando a nadie, eh.

Yo decidí creer esos pensamientos y, al no ser consciente de que eran sólo pensamientos, me empecé a exigir demasiado.

Querer hacer las cosas bien es algo positivo.

Querer hacer las cosas a la perfección, es una enfermedad.

Es una enfermedad que te nubla la vista y no te deja ver todo lo positivo que has hecho, sin ser perfecto.

Es una enfermedad que te hace notar los errores de los demás y no te hace perdonarte los tuyos.

Basta de decir que eres perfeccionista, como si fuera algo bueno!

Es una enfermedad que no te deja explotar tu máximo potencial, porque pensás que alguien va a venir a criticarte, cuando no hay nadie que te critica más duro que vos misma.

Lo bueno es que esta enfermedad tiene remedio.

Los pensamientos que vos decidís creer son los que te hacen perfeccionista, no tu naturaleza humana. No naciste perfeccionista.

Si existiera un paso a paso para dejar la perfección de lado, creo que el primero sería admitir que te crees perfeccionista y que hasta ahora no hiciste mucho para dejar de serlo.

Luego, reconocer que la perfección es una ilusión que creaste en tu cabeza.

Que aunque sepas que la perfección no existe, que vos no vas a ser la primera en ser perfecta, por más que te mates por lograrlo.

Un post autocrítico - Basta de decir que somos perfeccionistas! #gabrielah #perfeccionismo #productividad #emprendedora


Lo siguiente sería dejar de decir "Soy perfeccionista".

Basta de decir que sos perfeccionista como si fuera algo positivo e inmutable.

Basta, dejá de decirlo.

Sería genial que se te pudiese multar cada vez que soltás esa palabrota.

Es terrible porque cada vez que lo decís lo estás grabando en tu cabeza, así que mejor borra esa frase de tu vocabulario y no digas nada.

Basta de usar el "soy perfeccionista" como excusa de que no hacés lo que querés.

No hacer algo por creerte una ilusión, debería darte un poquitito de vergüenza.

Admití que nadie te obligó a ser perfeccionista, que es tu propia autoexigencia.

Que si tuvieras ganas, podrías enfocar esa energía perfeccionista a divertirte más.


Por qué escribo esto

Este post tiene una razón de ser, y es que hoy luché con mi perfeccionismo.

Resulta que el lunes grabé un podcast que no me convenció mucho.

No estaba malo, pero tampoco era un podcast que alguien buscaría.

Últimamente vengo muy enfocada al SEO y no me gusta producir contenido que la gente no busca.

Pero desde el lunes a hoy, miércoles, venía rumeando la idea de grabarlo de nuevo.

El tema es que grabar un podcast requiere un nivel de energía, que a esta altura de la semana, utilizo para otra cosa, como por ejemplo, avanzar en proyectos creativos.

Y pensé: "¿Voy a dejar que mi perfeccionismo me quite energía para las cosas que disfruto? Ni en pedo!"

Así que la semana que viene, el podcast que menos me convence va a salir al aire y yo me voy a querer esconder debajo de la cama.

Lo bueno es que también hay un nuevo lunes, y tengo otra oportunidad para cagarla otra vez.

El dejar de ser perfeccionista no sucede de un día para otro.

Si creciste en un ambiente exigente, vas a tener una cierta tendencia a pensar que debes hacer todo perfecto, pero eso no significa que no puedas salirte de ese bucle.

La verdad es que cuanto más creces y más éxito tienes, más van a ser las oportunidades para cagarla y para hacer las cosas bien.

¡Está bien cagarla!

¡Mandándote la parte es como aprendes las cosas más fuertes!

Basta de decir que eres perfeccionista, como si fuera algo bueno!

Yo sé que soy muy jovencita para hablar de éxito.

Ni que fuera millonaria.

Pero sí logré metas que me había puesto a los 25 y para llegar hasta acá, mi currículum de errores es mucho más extenso que el de aciertos, creeme.

Espero seguir equivocándome tanto tanto, que pueda seguir superando lo que me proponga.

Mientras, aquí en el blog te escribiré para mantenerte al día.

Si me seguís desde hace mucho, te habrás dado cuenta de que estoy menos criticona, eh?

Considerando que este post es AUTOcrítico ;)

 

¿Quieres llevar tu productividad al siguiente nivel?

En mi curso online Fluir con Asana aprenderás a organizar todos tus proyectos en un mismo lugar, utilizando un método de productividad sostenible que hará que te vuelvas a enamorar de tu vida.

 

En Fluir con Asana podrás:

  • Organizar proyectos personales y profesionales en un mismo lugar

  • Fluir en cada proyecto sin bloqueos ni inseguridades

  • Dar lugar a nuevos proyectos creativos

  • Ganar tiempo y energía para hacer lo que más te gusta

    Haz click aquí para ingresar ahora!

 

mi foto.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Pinterest para Negocios, Productividad y Visibilidad Online.

Tambien ofrezco un curso online de Asana y servicios de Gestión de Pinterest para emprendedoras y marcas con presencia online.

dejame tus comentarios acá: