Mi experiencia con Bullet Journal

 

Cuando vi por primera vez un bullet journal pensé: ¡qué ganas de perder el tiempo dibujando boludeces! Sorry, de verdad pensé eso, hasta que vi el tutorial original de su creador.

Resulta que al ver la explicación completa, me enamoré del concepto: organizar toda tu vida en un cuaderno.

Acá te dejo el video para que lo chusmees.

 

Qué es Bullet Journal

Mi experiencia con Bullet Journal: ¿Sirve realmente? #productividad #habitos #bulletjournalespañol #bujo #gabrielah

En resumidas palabras, según Ryder, su creador, Bullet Journal es un método de journaling que te permite tener un registro de tu pasado, organizar tu presente y planificar tu futuro. 

Se trata de crear un cuaderno tipo agenda en donde registras todo esto, con una simbología de puntos (por eso bullet) que te deja ver qué cosas hiciste y cuáles debes re organizar o postergar. No sólo se trata de escribir lo que debes hacer día a día, sino de visualizar tu futuro a 3 o 6 meses y tener a simple vista lo importante de cada mes.

Al registrar todo por escrito, luego de un tiempo tenés un libro de tu vida en donde podés ver qué cosas hiciste y cuáles decidiste postergar.

Lo mejor que tiene este método, y que creo que es lo que nos enganchó a todos, es que su sistema es totalmente personalizable y flexible.

Si alguna vez te organizaste con agendas tradicionales, tal vez odies ver que hay días en los que no te alcanzan los renglones y hay otros en los que no la usaste y las hojas quedan en blanco.

Con bullet journal, en cambio, se toma en cuenta que todos los días son diferentes y que, en caso de no haberlo usado un día, seguís avanzando como si nada.

 

Cómo uso bullet journal para organizar mis tareas

Si leíste el post de cómo me organizo con Asana y bullet journal usando el método GTD, habrás visto que uso el bujo un poquito para el orto. O sea, no hago el future log, es decir, no planifico de a 6 meses,  ni hago el monthly log, el listado de 30 días con lo que me toca hacer cada día.

La verdad es que cuando lo probé, sentí que mi vida no entraba en esos cuadritos, y mucho menos iba a poder listar en el monthly log las cosas importantes de cada mes. O sea, un renglón por día no alcanza para nada.

Si bien el creador decía que no había que planear todo de entrada, no me gustaba la idea de tener esas hojas todas garabateadas o tachadas, así que básicamente empecé a usar el sistema para planificar el día a día y para hacer la revisión semanal.

 
 Mi día a día.  Ejem.. Cambié los símbolos porque no me gustaba cómo se veían los puntitos con las cruces..

Mi día a día. Ejem.. Cambié los símbolos porque no me gustaba cómo se veían los puntitos con las cruces..

 

Todo lo que es planificación en profundidad lo hago en Asana, un gestor de proyectos creado para mejorar la productividad de empresas. Tanto mis proyectos actuales, como los que quiero hacer el día que me retire, están perfectamente acomodados en esa aplicación. Imaginate que si quiero guardar imágenes o links, no puedo hacerlo todo en un cuaderno físico. O sea, podría, pero se me mezclaría todo.

 

 

¿Cómo me organizo con todo, entonces?

Para planificar mi día a día recurro a Asana para ver las microtareas de cada proyecto, cosa de listármelas en mi bullet journal y marcarlas como hechas enseguida. El objetivo de hacer esto es indicarme por dónde debo empezar si quiero avanzar en algo, y al ser una micro tarea, con hacerla gano impulso para continuar con las tareas que le siguen. O sea que si estoy trabajando en un proyecto profesional y uno personal, en mi bullet journal sólo listo la primer tarea de cada uno sabiendo que al continuar en Asana, crearé un efecto dominó.

 

 

Los trackers

Después, hay tareas que se completan por sí solas, como por ejemplo, hacer gimnasia. Y hablando de gimnasia, otro tema que siento que le queda corto al bullet journal es el registro de tareas recurrentes. Si bien podés hacer un tracker de hábitos, la verdad es que si trabajás mucho, no te dan ganas de ir a completar veinte cuadraditos en distintas hojas ni de escribir las mismas tareas todos los días.

Resulta que a principio de año, como todo el mundo, me propuse instalar diez mil hábitos nuevos con un tracker que ocupaba toda una hoja. En el fondo sabía que era una locura, pero bueno, había visto tantas fotos de bullet journal en Pinterest e Instagram que pensé darle una oportunidad. Pero claro, cuando empecé a prestarle más atención a las bujo influencers, la mayoría eran estudiantes. No tenían que llevar adelante un negocio, administrar su casa, cocinarle a toda su familia, hacer las compras... Las que se mostraban como emprendedoras, en cambio, no mostraban tanto tracker ni dibujitos.

Así quedó mi super tracker de 20 hábitos:

 
 Claramente me salió para el orto.

Claramente me salió para el orto.

 

Había días en los que no tenía ni ganas de ver entrar a registrar mis tareas, entonces cuando estaba al pedo rellenaba lo de varios días con lo que me acordaba. Por otro lado, me había asignado cosas que sabía que no estaba haciendo todos los días, como por ejemplo hacer journaling a la noche o cocinarle a mi perro. Ojo, le doy de comer todos los días, pero le cocino una o dos veces por semana. Cuando armé el cuadro estaba empecinada en mimarlo siempre porque estaba enfermo, pero cuando se curó, volví a cocinarle como siempre. Poco a poco fui marcando sólo algunas cosas y para el día 20 ya no quería pensar en todo lo que iba a quedar en blanco así que desistí. 

 

El tracker que sí funciona

Ahora, lo que sí me resultó efectivo fue tener un sólo tracker para instalar un sólo hábito. Cuando decidí levantarme a las 5am, al principio, lo único que me motivaba a hacerlo era pintar mi bendito tracker. Como funcionó por tres meses, creí que tal vez un tracker múltiple me iba a servir para nuevos hábitos, pero no. Cuando querés instalar un nuevo hábito, lo más efectivo es instalar uno por vez, por más tracker que uses. Esto no tiene que ver con el bullet journal, sino que como seres humanos es difícil cambiar demasiadas costumbres a la vez.

Igualmente, muchas veces me pregunto si las fotos que se suben al insta son reales o si simplemente son diseños bonitos que sirven sólo para la foto..

Si pasa con otras cosas, por qué no con el bullet journal, ¿no?

 

El bullet journal es genial para principiantes, pero si manejas muchos proyectos...

En definitiva, creo que el bullet journal es un buen punto de partida para alguien que quiere ser más productivo y empezar a organizarse, pero para quienes trabajan en proyectos complejos, como por ejemplo, mantener un negocio, este sistema se queda corto.

Sería imposible listar todo lo que uno necesita hacer para estar al 100%, desde la gestión del negocio en sí, manejo de clientes y prospectos, planificación de proyectos, actualizaciones profesionales, hasta el cuidado y desarrollo personal de uno mismo.

Por eso, para gestionar absolutamente todo, tiene sentido usar un gestor de proyectos digital, como el Asana, que te dé toda la información necesaria para planificar el día a día sin perder de vista lo macro.

Si vos estás usando bullet journal pero sentís que no podés con todo y quisieras aprender a usar Asana para organizarte de verdad, te invito a formar parte del curso Fluir con Asana, en donde aprenderás las bases de la productividad sin estrés y conocerás el paso a paso para organizar toda tu vida en este programa. Conocé todos los detalles acá.

 
PicApp - Apple fluir.png
 

mi foto.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Pinterest para Negocios, Productividad y Visibilidad Online.

Tambien ofrezco un curso online de Asana y servicios de Gestión de Pinterest para emprendedoras y marcas con presencia online.

Comparte este post con tus amigos: