Cómo realizar una revisión semanal efectiva - y sentirte de vacaciones todos los viernes

¿Vacaciones todas las semanas?

Para explicarte cómo hacer una revisión semanal efectiva, necesito que sepas qué es lo que se siente cada fin de semana después de hacerla.

Me imagino que si alguna vez trabajaste en oficina o en relación de dependencia, seguramente te habrás tomado vacaciones. Bueno, volvé un minuto a esa etapa de tu vida y tratá de visualizar esto: ¿recordás cómo ordenabas todo tu trabajo ANTES de irte?

Capaz te quedabas horas extra, acomodando tareas y archivos para asegurarte que no te jodan mientras estás de vacaciones. Según qué trabajo tenías te podían reemplazar o simplemente tu espacio quedaba congelado por algunas semanas.

 
 IMAGINATE RECIBIR UNA LLAMADA ESTANDO ASÍ... NO DA // Ph:  Simon Migaj  -  Unsplash

IMAGINATE RECIBIR UNA LLAMADA ESTANDO ASÍ... NO DA // Ph: Simon Migaj - Unsplash

 

Cuando yo trabajaba en ventas, le dejaba saber a todos mis contactos que no iba a estar y a quienes tenía a punto de cerrar, se los entregaba en bandeja a mi jefe y compañeros para que me los facturasen a mi nombre. Si quería irme de vacaciones y disfrutarlas de verdad, no podía dejar ningún cabo suelto. Creeme que no hay nada más deprimente que recibir una llamada de tu trabajo cuando estás disfrutando de un libro en la playa.

Aparte de tu trabajo, haces lo mismo cuando te vas de viaje y dejas todo desenchufado para evitar que un cortocircuito te prenda fuego la casa. Al saber que no vas a estar en cierto contexto, te preparas de antemano para tener seguridad de que dejaste todo en orden y que podés dormir en paz a la noche.

Si con lo que te acabo de contar te di ganas de irte de vacaciones o descansar sin tener distracciones laborales, te cuento que con la revisión semanal vos podés experimentar esto no sólo una vez al año sino todos los fines de semana.

El objetivo de la revisión semanal en general se basa en que te detengas unos minutos a chequear que estés en el camino correcto y que ordenes tus prioridades para la siguiente semana, de manera que siempre estés al día y que dejes de arrastrar cosas que te están estresando.

El paso a paso para hacer una revisión semanal super efectiva #productividad #habitos #emprendedoras #gestiondetiempo #gabrielah

Para hacer tu propia revisión semanal podés crear tu fórmula única, claro, por eso hoy te quiero compartir parte de la mía, que además de confeccionarla a prueba y error, tiene partes inspiradas por el famoso método GTD - Getting Things Done.

La revisión semanal, si la hacés bien, puede demorar en promedio dos o tres horas. Si sos muy desorganizada podés demorar más todavía. Por eso, es súper importante separar este bloque de tiempo los viernes, para que no tengas excusa de no hacerla.

Respecto al orden de las tareas de la revisión semanal, te lo dejo a tu criterio. Para inspirarte te voy a contar cómo la estoy haciendo yo, y vos decidirás si seguir el mismo paso a paso o empezar por otro lado.

 

Primero, liberá espacio mental

Primero y principal lo que hago es vaciar mi mente en papel o en una lista especial de Asana, en donde vuelco todas mis preocupaciones y pensamientos, para que todas sean visibles y así poder procesar cada una.

Así me doy cuenta de que me estoy preocupando por boludeces del pasado, o que me estoy adelantando demasiado a proyectos que no puedo empezar. También veo que he tenido victorias y desafíos en los que aprendí cosas para aplicar a mis proyectos futuros.

Por lo tanto, lo que te recomiendo hacer siempre, no sólo los viernes, es anotar a un soporte externo todo lo que se te venga a la cabeza. Es una de las formas más simples de ganar claridad.  Si por X motivo no pudiste hacerlo en la semana, los viernes son el momento para ponerte al día.

 

Tomá decisiones sobre tus ideas y ordena tu lío de papeles

Después de volcar todas tus ideas a papel o a digital, es necesario que proceses esa información y que puedas detectar cosas que debas poner en tu calendario y tareas que formen parte de proyectos actuales. O sea, el sacar las ideas de tu cabeza no significa que no hagas nada, sino todo lo contrario, que tomes acción sobre eso que te está volviendo loca.

En el post en el que te cuento cómo organizo toda mi vida con Asana podrás ver cómo planifico microtareas de proyectos personales y profesionales.

A continuación, lo que hago es recolectar todos los papeles, documentos y facturas en papel que fui juntando la semana, para procesarlos nuevamente. Las cosas que debo guardar, las pongo en la caja o carpeta que corresponde. Si puedo, saco fotos y tiro los papeles, para no acumular pancartas por dos renglones.

 

Lleva tu inbox a cero

 
 

Después, viene lo más feo y engorroso... llevar mi inbox a cero. O sea, debo ponerme al día sí o sí con mi correo. Los viernes me doy cuenta de que a veces escribo demás, o que genero conversaciones sin ningún objetivo. Si vos todavía no trataste de llevar tu bandeja de entrada a cero te recomiendo que lo hagas para sentir ese alivio mental que te da ver que estás al día.

Dependiendo de cómo te comuniques o para qué enviás emails, podés usar integraciones como Asana, que te dejan documentar correos importantes para adjuntarlos a proyectos de manera directa.

También podés notar que estás suscrita a los boletines de servicios, de quienes sólo querés recibir la factura y no la oferta de sus upgrades. Ahí es cuando te das de baja de todo lo que ves. Y poco a poco, semana tras semana, tu inbox se va ordenando.

 

Fija prioridades para la siguiente semana

Después de ordenar información y tareas importantes, hay que mirar para adelante. Pero ojo, no tannn adelante. O sea, si todavía no sabés qué hacer de tu vida, mirá cómo viene la semana que viene y de a poco vas aclarando tu panorama.

¿En qué cosas estás trabajando en este momento? ¿Qué cosas te quedaron sin hacer que sí o sí debes terminar en unos días? ¿Qué eventos y qué reuniones se acercan la semana que viene?

Cuando estás muy desorganizada, detenerte a mirar tu presente puede ser un poco chocante y doloroso. Darte cuenta de que estuviste trabajando al pedo es feo. O ver que te comprometiste a demasiadas cosas sólo por no querer decir que no, sin dejar tiempo para vos, es un poco deprimente.. pero hey! Eso se puede arreglar.

Lo primero que se hace para cambiar algo es tomar consciencia de ello. Si al mirar tu siguiente semana te diste cuenta de que hay servicios que no querés dar... dejá de darlos, carajo!

¿Viste cuando ves una tarea laboral en el calendario y sentís una pesadez en los hombros con sólo saber que falta poco para ese día? Cuando sientas eso, preguntate: ¿Se puede evitar esta tarea? ¿Cómo?

Si tu negocio es tuyo, deberías disfrutar tus desafíos, no sentirte obligada a cosas que odiás hacer.

Muchas de las cosas que estás haciendo, se pueden delegar o eliminar. La revisión semanal te va a empujar a tomar decisiones que irán diseñando el trabajo de tus sueños.

 

Preguntate si es momento de concretar proyectos indefinidos

Por último y no menos importante, los viernes son un buen momento para detenerte a mirar tus proyectos indefinidos y preguntarte si es momento de definirlos.

Si por ejemplo hace tiempo que querés hacer un curso de cata de vinos o de crítica gastronómica (ese me interesa a mí), y ves que en el mes tenés tiempo de sobra, animate a fijar una fecha para esa idea y concretarla de una vez por todas. Sí, dale, a mí no me jodés, siempre te sobra tiempo, si no, no estarías tanto tiempo en Facebok.  ¡Imaginate qué genial sería poder retomar esa formación que tanto te divertía!

 
 ¿SERÁ EL MOMENTO DE CATAR VINOS? // Ph: by  Thomas Martinsen  -  Unsplash

¿SERÁ EL MOMENTO DE CATAR VINOS? // Ph: by Thomas Martinsen - Unsplash

 

Hacer o no hacer la revisión semanal, depende sólo de vos, colega. Es una lástima que no nos hayan enseñado a hacer esto en la escuela, pero por suerte nunca es tarde para empezar.

En el curso Fluir con Asana, aprenderás a hacer la revisión semanal tomando en cuenta todo lo que te acabo de contar, con más detalle, para que de verdad puedas avanzar en lo que te propongas. Además de hacer la revisión, te mostraré cómo usar Asana para listar y procesar todas tus ideas, de manera que puedas gestionar tu información y distintas tareas en un mismo lugar.

¿Te animás a tomarte vacaciones todos los fines de semana?

Diseñá tu vida hoy en Fluir con Asana, el curso de productividad personal especialmente diseñado para ninjas que quieren disfrutar de sus negocios.

 

En Fluir con Asana podrás:

  • Organizar proyectos personales y profesionales en un mismo lugar
  • Fluir en cada proyecto sin bloqueos ni inseguridades
  • Dar lugar a nuevos proyectos creativos
  • Ganar tiempo y energía para hacer lo que más te gusta
Como hacer la revision semanal de tus metas
 

mi foto.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Pinterest para Negocios, Productividad y Visibilidad Online.

Tambien ofrezco un curso online de Asana y servicios de Gestión de Pinterest para emprendedoras y marcas con presencia online.

Comparte este post con tus amigos: