Cómo logré posicionar mi blog y crecer como marca gracias a Pinterest

Cómo logré posicionar mi marca gracias a Pinterest #marcas #pinterestespañol #pinterest #marketingdigital #gabrielah

Me imagino que sos blogger o que estás empezando tu blog, y te preguntarás cómo podés crecer online - de verdad - creando buenos contenidos.

En este post te relataré cómo fue mi camino desde los inicios y las idas y vueltas, cual historia amorosa, que tuve con Pinterest, ya que no sólo es el canal #1 de visibilidad y tráfico, sino que me ayudó a impulsar mi marca personal a lugares inesperados.

Preparate un café o un matecito porque te juro que este artículo viene con novela incluída.

 

Mis inicios como blogger en Pinterest

Recuerdo hace tres años cuando viajaba al centro de la ciudad para estudiar Marketing digital, lo abrumada que me sentía con todo lo que debería saber en ese entonces para poder posicionar mi blog algún día.

Que tenía que establecer objetivos, aprender SEO, medir el ROI y cosas que eran demasiado para una bloggera independiente que sólo quería escribir.

En realidad, la carrera estaba buena, pero estaba enfocada a empleados de empresas o compañías, y no a personas que pensaban usarlo para sí mismas. Mi error, lo sé. En ese entonces creía que lo establecido era lo mejor para complementar el tercer blog que había abierto. Antes escribía uno personal y otro de viajes, pero no los había tomado en serio. Cuando compré el dominio Gabriela H, decidí apostar todas las fichas ahí - acá.

Cuestión que cuando llegó la materia de Community Management, esperaba con ansias la clase de Redes para aprender sobre Pinterest porque obviamente me imaginé que me lo iban a enseñar. Pero no, no le daban importancia porque no parecía popular. Habrá estado en la presentación de la clase como máximo 5 minutos y chau.

  Vista de la  página principal de Pinterest Business . ¿Así que sólo era un lugar para subir fotos?

Vista de la página principal de Pinterest Business. ¿Así que sólo era un lugar para subir fotos?

Resulta que en esos tiempos yo estaba enamorada de Pinterest porque lo usaba como un revistero, en donde aprendía cosas. No sólo guardaba fotos de tatuajes que me quería hacer, tenía tableros con imágenes que tenían títulos superpuestos como si fueran tapas de revistas, las cuales pertenecían a artículos de blogs súper interesantes. Entonces, cuando tenía tiempo para estudiar, entraba a esos tableros para volver a leer esos posts que me quedaban pendientes.

Pinterest era como una biblioteca. Puede parecer obvio ahora, pero yo tardé algunas semanas en hacer click y darme cuenta de su funcionamiento. Porque claro, confiaba en que lo que me enseñaron en Marketing era todo lo que tenía que saber.

Luego de hacer click, entendí que al final no era un lugar para subir fotos lindas, sino que era una fuente de información como Google.. una bomba.

Empecé a investigar más sobre Pinterest en inglés y empecé a observar cómo lo usaban bloggeras yankies reconocidas, y noté varios puntos raros en común, como por ejemplo, guardar la misma imagen varias veces en distintos tableros.. hhmm… Después, en ese momento los pines no se contaban como ahora, que ves cuantas veces se guardó un mismo pin en toda la plataforma, sino que podía notar que había imágenes que se habían subido mucho tiempo atrás y que se volvían a subir nuevamente. Se repetían! No entendía nada.. hasta que empecé a experimentar. Obvio que me leí todas las guías habidas y por haber, probé mil diseños en Canva.. Y así fueron pasando los meses.

Cuestión que mientras hacía pruebas en Pinterest, por otro lado estaba escribiendo artículos. No me creía el famoso cuento de “gana dinero con tu blog con Pinterest y Adsense” pero sabía que si quería establecer mi blog, tenía que tener buen contenido.

El nacimiento de mi marca actual

Al principio me enfocaba en escribir sobre productividad y estrategias de venta, y trataba de impregnar cada artículo con mi esencia, más allá de que fuera muy diferente a otros blogs “cukis” en español.

- Así se veía mi blog y mis primeros pines.

No tenía logo ni una paleta de colores definida, pero sí una voz fuerte. Escribía y escribía, tanto artículos como emails.

Para ganar suscriptores había empezado a ofrecer un mini curso vía email de superproductividad [En caso de que te lo estés preguntando, ya no lo ofrezco porque era demasiado general], y al recibir tantas respuestas a esos emails preguntandome cosas sobre ventas, como no me alcanzaban los dedos para responder y explicar una y otra vez lo mismo sobre algo que para mí era demasiado normal, me animé a tirarme a la pileta y lanzar un curso de ventas.

La verdad es que al principio no quería hacerlo porque en el mundo hispano los vendedores no son bien vistos, y por eso no quería ser “una más” enseñando a vender, pero era lo que mejor que sabía hacer.

El definir mi marca fue un proceso que llevó varios meses y fue un proceso introspectivo más que otra cosa, pero Pinterest siempre fue la palanca que me ayudó a alcanzar a más personas que pudiesen resonar conmigo. Sin pedirme un centavo por publicidad ni nada, siempre me dio visibilidad.

Cada vez que publicaba un nuevo artículo o regalo para suscriptores, subía una imagen vertical en Pinterest y lo pineaba en varios tableros, individuales y grupales.

Por cierto, hablando de tableros, hace un par de años no había muchos grupales en español. Yo me pasaba días buscandolos hasta que decidí reunir coraje para crear uno con las pocas blogueras activas en Pinterest en ese momento. Al mismo tiempo pineaba en tableros grupales en inglés, porque sabía que probablemente había usuarias de habla hispana como yo, que sabían leer en inglés y probablemente las podría encontrar allí.

¿Pinterest o Facebook?

Volviendo al tema, ahora que me siento a escribir esta historia, me doy cuenta de que cuando empecé en Pinterest, salvo cuando armé el tablero grupal, no lo tomé demasiado en serio. Sabía que me ayudaba a crecer pero no lo valoraba como se lo merecía y pienso que era porque no sentía la interacción normal de otras redes sociales. Antes existía el “like” pero era irrelevante.

Cuando lo sentí tan cómodo, hubo meses en los que perdía horas en Facebook e Instagram tratando de llevar visitas a mis artículos porque “sentía” que el público era más activo allí, pero Pinterest siempre me traía visitas sin corazones.

Pinterest era como ese amigo bueno que gusta de vos y que te hace todos los favores, pero te la deja tan fácil que ya no lo veías atractivo. Le tiraba un pin con una descripción y chau, onda “si te he visto, no me acuerdo”.

 

- Pooobre Pinterest

 

Igual ojo, en ese entonces era fácil.. después la cosa fue cambiando.

Desde el primer momento había decidido automatizar todo con Tailwind, ya que NO quería pasar demasiado tiempo en Pinterest - re mala, ¿no?  Sabía que era la plataforma que me traía más tráfico, pero no, aún así no quería obsesionarme y por eso dejé todo corriendo así nomás.

Paralelamente estaba trabajando en el re branding de mi marca con una diseñadora gráfica, porque antes no estaba feliz con el aspecto visual de mi blog y cuando recibí las nuevas plantillas, otra vez volví a enfocarme en las otras redes, dejando a Pinterest casi para lo último.

Ahí fue empezaron los problemas - ah, creíste que todo era color de rosa? Na..

Como tenía todo automático y funcionando bien, no me esforzaba demasiado en analizar lo que estaba haciendo, así que por un buen tiempo seguí publicando cientos de veces los mismos pines a los mismos tableros una y otra vez deshumanizando mi cuenta.

Se re notaba que no me importaba hacer SPAM, pero claro, no pasaba nada… hasta que Pinterest mejoró su algoritmo.

Lo llamaron Smart Feed.

De repente, el amigo bueno que me hacía todos los favores, ahora venía en moto vestido de negro y todo fortachón. Un día dejó de verme interesante y dejó de preguntarme qué artículos quería mostrar.

Pinterest se había volvió exigente, justo cuando tenía mi nueva imagen de marca!

 
 

Ahí yo me hice la interesante - obviamente, como la típica mina ofendida, y me fui a Instagram. Porque Insta, tal vez no me daba visitas, pero me hacía sentir bien con los corazones y toda la interacción. Me divertía un montón con las Stories y videos, pero sabía que me estaba rindiendo a lo más importante para mi marca, que era alcanzar y ayudar a más personas a través de mi blog, no con mi cara.

La reconquista

Para mi sorpresa el equipo de Pinterest de Latinoamérica me escribió en privado para ofrecerme una llamada de asesoramiento con ellos para poner a punto mi cuenta, porque según ellos se me veía activa. Imaginate que cuando leí el correo pensé que era una broma y fui corriendo a mirar mi perfil, que estaba más o menos bien, peeero necesitaba un poco más de cuidado. Era una llamada de atención, claro.

Recibí el asesoramiento y lo que aprendí era totalmente lógico, Pinterest estaba creado para sus usuarios, no sólo para nosotros, los bloggers!

Cuando decidí volver a conquistar a Pinterest tuve que hacer varios cambios, como por ejemplo, reconocer que era una spammer y dejar de pinear cosas como si no me importara. La realidad es que sí me importaba, pero antes no entendía el contexto a fondo.

Pinterest ya no iba a aceptar ser el tacho de basura de los bloggers interesados en tráfico, sino que era un lugar para inspirar a las personas.

Al darme cuenta de que mi cuenta debía inspirar y no cansar, tuve que ser intencional al reordenar mis tableros. Quité los nombres raros y agregué descripciones coherentes. Borré los tableros que no tenían nada que ver con mi blog y salí de tableros grupales que tenían pura basura. Subí nuevos pines con cuidado enfocándome en no duplicarlos en la misma semana, y así poco a poco Pinterest volvió a tenerme en consideración.

Cuando este nuevo algoritmo reconoció mi dominio de meses anteriores, pareció recuperar el amor y mi marca volvió a ganar visibilidad, ahora, con mi nueva imagen. Era como que de repente sacó a flote todos los artículos que había subido antes, sólo que ahora estaban unidos a una cuenta más ordenada.

Establecimiento del blog

El establecer mi blog y mi marca personal fue un proceso integral que ha requerido por sobre todo, persistencia y consistencia, y el lugar en el que esto fue evidente fue en Pinterest.

Más allá de publicar pines a lo loco, tuve que demostrarle que mi marca estaba enfocada a mis lectores, y que no hacía todo por el egoísmo de querer ser visible.

En general, en mi trabajo diario tuve idas y vueltas, victorias y fallas, pero sé que gran parte de lo que he ganado hasta ahora es gracias al uso de esta plataforma que valor el contenido sobre la cantidad de seguidores. 

Si tuviera que resumirte el paso a paso concreto para que vos lo repliques, esto es lo que me ha funcionado sin dudas:

  1. Enfocarme en un grupo de personas o "lector / cliente ideal".
  2. Escuchar a mi audiencia, investigando lo que decían en todos los medios
  3. Crear contenidos de calidad con constancia.
  4. Ser intencional al publicar pines en Pinterest: sólo comparto contenido de calidad.
  5. Mirar mis analytics y ajustar mi sistema todos los meses.

Así es como gracias a Pinterest, este blog llamado Gabriela H hoy gana miles de visitas y suscriptores, y por eso creé una serie de artículos relacionados a todo lo que aprendí de esta herramienta, que los podés leer acá. 

 

¿Lista para tomar acción?

Pinterest

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Productividad, Ventas y Visibilidad Online.

Tambien ofrezco cursos online para bloggers avanzadas y servicios de Gestión de Pinterest para Marcas.