Cómo volver a enamorarte de tu Emprendimiento

Como volver a enamorarte de tu emprendimiento y recuperar la motivación #inspiracion #emprender #negocios #gabrielah

Hablemos de amor, querida.

Si vos y yo nos juntamos a tomar café (o unos mates, en Argentina), seguramente en algún momento va a salir el tema. Nos gusta hablar sobre relaciones, no sé por qué, pero parece divertido.

Hagamos de cuenta que cuando tomaste la decisión de emprender, estabas buscando pareja.

Capaz querías algo rápido y fácil, tipo Touch and Go, o de entrada te pusiste a buscar alguien con quien ir al altar. También puede que te hayas puesto a buscar un chongo, que acá llamamos así a esas personas que "están disponibles" los sábados a las 2am cuando una se siente sola.

Los chongos son un punto intermedio entre amigo y Touch and Go, hay disponibilidad en horas libres pero no se puede hablar de compromiso.

 


¿Te cuesta hacer la revisión semanal de tus metas?

 
Checklist Revision Semanal.jpg

Suscribite y descargá el checklist gratis:

 

Te unirás a mi lista de suscriptores y aceptas la Política de Privacidad


 

Si pensamos en tu negocio como si fuera una pareja, me imagino que cuando empezaste querías una persona con la cual ir al altar. Si embargo, tus hormonas se revolucionaron un poco al ver pasar un tipo que estaba re bueno, tallado a mano, con mirada profunda y una sonrisa para desmayarse. Un Mario Casas. Vos querías comprometerte de lleno con alguien pero pensaste, "¿por qué no? ¿Por qué no darme un gusto si me lo merezco? Renuncié a mi trabajo, sacrifiqué un montón de cosas, merezco darme un gusto. Aparte, estoy trabajando duro, capaz un polvo viene bien para aguantar la soledad".

Bah, sola no estás. En realidad tenés un amigo cerca, que no te libera testosterona por doquier, pero es ese amigo con el que podés charlar durante horas sobre cualquier tema y con quien podés salir a tomar cursos random de cocina internacional. Un Ed Sheeran. Te divertís con el, pero no podés imaginartelo en la cama. Es tan bueno con vos que no querés arruinar esa relación con olores íntimos. A el no le gusta hablar de dinero o de viajes lujosos, el tipo es demasiado zen. Es como ese hermano mayor que le presentarías a tus amigas, pero por las dudas no lo hacés por si en unos años te quedás #foreveralone. Por ahora no te cabe, porque de riesgo o de sexy, no tiene nada, y a vos, cuando te crearon, te agregaron demasiado apetito por la adrenalina.

 

¿Qué tiene que ver esto con tu negocio, no?

Imaginate que el tipo sexy es el que viene de traje y te ofrece una inyección de dinero rápido para hacer algo de lo que no estás muy segura, pero lo aceptás porque sabés que es un alivio para tu billetera. Tu amigo buenazo es lo que amás hacer, pero no querés arruinarlo al meterle una presión económica. Lo dejás para cuando estás de vacaciones o para los fines de semana. No vaya a ser que por querer vivir de eso, termines odiándolo. Arriesgada sos, porque te animaste a emprender, pero creés que disfrutar de tu vida al 100% es un cuento de hadas.

Me imagino que te acabas de preguntar, ¿y el chongo? Ah! El chongo es el problema con el que probablemente te estés enfrentando ahora.

Pegaste onda con Mario Casas. Fue a tu casa un par de veces y ahora él te invitó a la suya. Cuando no tienen ropa la pasan bien. Bah, no es la gran cosa, pero bueno, por lo menos calmás la ansiedad de tener que remarla sola los días de semana. El problema viene cuando tienen ropa puesta. Cuando salen a tomar unos tragos, se quedan mirando la copa porque no saben de qué hablar. El momento de pagar la cuenta es súper incómodo porque los dos saben que sólo van a tomar alcohol para hacer lo casual, pero ninguno toma la iniciativa de invitar al otro, cosa de no mostrar compromiso no solicitado. Vos dividís los números en la calculadora del celular, y mientras, en el fondo, querés que él se esfuerce en demostrar mayor interés. No que pague toda la cuenta, pero que por lo menos trate de conocerte más allá de lo físico! Ojalá tuviera la personalidad de Ed Sheeran, que siempre te pregunta cómo estás y que sabe qué plato te gusta comer cuando estás super estresada. Pero no, Mario no quiere hablar de grandes aspiraciones, prefiere fumarse un porro (hierba). Como a vos también te deprime pasar la madrugada del sábado con alguien que, por más lindo que sea, parece no tener sangre en las venas, te prendés en la misma. Y así, poco a poco vas creando la idea de que es normal estar con alguien que no quiere compromiso. Creés que es normal odiar tu trabajo. Creés que es normal pasarla bien sólo un rato por semana. Creés que es normal fumarte un faso para no pensar.

Bueno, capaz es normal, pero algo pasó, porque vos no eras de conformarte con lo normal. Tal vez te sacudió darte cuenta del paso del tiempo, ver el estatus de tus amigos de la infancia, escuchar los repetidos comentarios de algunos familiares: ¿todavía estás sola? ¿Para cuándo el novio? Tradúzcase en lenguaje emprendedoril como ¿Todavía no despegaste? ¿Para cuándo seis cifras? Y claro, como vos siempre estuviste en movimiento, no te detuviste a pensar si querías aceptar esos planteos, simplemente les abriste la puerta y de alguna manera te influenciaron. A menos que vivas en un tupper o que lleves años meditando, claro.

Te quedaste pensando en Ed Sheeran, ¿no?

Ed Sheeran tampoco es el príncipe de la película, no. Fui demasiado buena con él al principio. Digamos que no lo mirás con otras intenciones porque él también tiene cosas que te la secan. Sabés que tiene buen espíritu, pero no es al primero que llamarías si estás sola en tu casa y escuchás ruidos a la noche. Lo que tiene de Zen, lo tiene de cagón. Él hace lo que le gusta sólo en su tiempo libre pero no se exige demasiado. Dice que le gusta tomar riesgos pero cuando aparecen oportunidades que retan su talento, se enferma y desaparece. En realidad le gusta hablar. Habla y habla de sus proyectos artísticos y de las cosas que hay que cambiar en el mundo, pero los fines de semana, tiene un comportamiento parecido al de Mario. Luego de un intenso intercambio verbal con vos, fuma.  

Resulta que al final estás con dos chongos que lo único que hacen es distraerte de la realidad. Tu realidad. Te distraen para que no te detengas a preguntarte cosas que no querés contestar o a enfrentarte a retos que te van a demandar esfuerzo.

Ahora, cuando notás el olor a porro y expresás que no te gusta, los chongos se empiezan a incomodar. ¿Qué cosas estás preguntando? ¿qué cosas los estás retando a hacer? ¿Qué planteos le estás haciendo a tu negocio, amiga?

Vos ya sos grande. No te comés los cuentos de Disney. Sabés que queres comprometer tu vida a algo pero no querés fumar todos los fines de semana. Empezaste tu gran emprendimiento con todas las pilas pero llegaste al punto de quemarte. Te quemaste de laburar sólo por dinero y te quemaste de hablar de esos proyectos soñados que pintaste tan lejos.

Si te querés volver a enamorar de tu negocio, sería lógico que ames tu vida, amiga. Por eso te pregunto, ¿y si los mandas a Mario y a Ed a la mierda? ¿Si en lugar de buscar el modelo de negocio ideal, te enfocás en crear días que sean obras maestras así amás los lunes igual que los sábados? ¿Si en vez de buscar cómo llegar a un objetivo externo, como por ejemplo, un número de facturación, te detenés a diseñar un estilo de vida que disfrutes construir desde el primer momento?

Sé que es un desafío muy grande, pero hagámoslo simple.

Imaginate que te sobran 2000 dólares por mes. Estás sola y podés tomar tus propias decisiones. Tomá un cuaderno y armá un cronograma semanal. Miralo y empezá a anotar cómo sería cada día, sabiendo que te sobra dinero.

Anotá a qué hora te levantarías, qué cosas harías a la mañana, qué alimentos te gustaría comer, anotá qué cosas harías desde que sale el sol hasta que te vas a dormir. Anotá todo lo que harías de lunes a domingo.

Después de crear tu esquema ideal, preguntate qué cosas de las que anotaste podés hacer ahora con los recursos que tenés. Seguramente hay varias actividades que no requieren que te sobre el dinero. Salir a caminar, comer mejor, tomar clases de música, siestas, etc. Resaltalo y buscá la manera de implementar una de esas cosas hoy.

Al llenar el cuadro habrás notado que tenías que meter trabajo o proyectos profesionales, porque había demasiado tiempo disponible. Bueno, dentro de esos bloques de trabajo, resaltá qué es lo que más te gusta hacer y marcá lo que odiás hacer.

Lo que odies hacer, eliminalo. Si es vital y necesario, tercerizalo. Delegalo. Si tenés un presupuesto muy ajustado, andá a Fiverr y contratá a alguien por algunas horas hasta que puedas armar el dream team que tanto te mencionaba Mario.

Ahora, esto es lo más importante: Aquello que ames hacer, obligate a hacerlo todos los días. Sea como sea. Por lo menos, una hora por día. Ya mandaste a cagar a Ed Sheeran, y vos no tenés miedo a esforzarte en lo que te gusta. Eso sí, te pido un favor, enfocate en el día a día. Ed Sheeran le tenía demasiado miedo al futuro incierto, vos no tenés por qué irte tan lejos.

 

En definitiva, de quien te vas a enamorar es de vos, y por consecuencia, tu negocio.

Obviamente no hay fórmulas mágicas para este tipo de cosas, pero estuvo bueno pensar en Mario Casas, ¿no? Quién dice que enfocándote en disfrutar tu día a día, atraigas a ese negocio que te complemente en su totalidad y que se sienta como tu trabajo soñado.

¿Será? Animate a comprobarlo y dejá el faso, amiga. Comprometete. Te reto a que diseñes tu vida y que te la juegues otra vez, y así despedirte de todos tus chongos.

Gab,-

 Fue lindo hablar de Mario Casas, no? // ph: Dameocio .com

Fue lindo hablar de Mario Casas, no? // ph: Dameocio .com

PD: Permitime meter un espacio publicitario acá por favor. Si después de diseñar tu vida, viste que necesitás organizarte un poco, te invito a sumarte al curso de productividad personal llamado Fluir con Asana, en donde te mostraré la parte técnica para organizar toda tu vida en un gestor de proyectos digital. Acá te dejo los detalles y el link para que te inscribas.


 
IMG_4744.JPG

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Productividad, Ventas y Visibilidad Online. Tambien ofrezco cursos online para ninjas avanzadas.

Si querés recibir mis correos todas las semanas, podés registrarte en la caja de suscripción acá abajo y además recibir de regalo un checklist para que hagas tu revisión semanal:

Descarga GRATIS el Checklist para una Revisión Semanal Efectiva

Te unirás a mi Lista de suscriptores y aceptas la Política de Privacidad [https://www.gabriela-h.com/politica-de-privacidad] Powered by ConvertKit

Comparte este post con tus amigos: