Por qué tener días poco productivos

Por qué permitirte días poco productivos #gabrielah #productividad #organizacion #relax

¿Días poco productivos? ¿Qué pasó Gaby? ¿No eras mega productiva vos?

Sí. Hola. Soy una de las mejores promotoras de la super productividad. Me encanta tener todo organizado y tachar todo de mi lista de tareas. Amo ahorrar tiempo y hacer todo rápido.

Lo que nunca te dije fue por qué me obsesiono tanto con la productividad, y aunque no lo creas, es porque en el fondo soy de las que aman no hacer nada.

Amo dormir hasta el mediodía. Amo estar tardes enteras bingeando Terrace House de Netflix mientras como papas fritas. Amo colgarme a ver vlogs en Youtube de personas que no tienen nada que ver conmigo, como por ejemplo mirar cómo es un día en la vida de una azafata.

Por otro lado, así como me gusta estar todo el día tirada en la cama, también me gusta saber que no tengo nada pendiente en mi negocio, o que, si lo tengo, está planificado para hacerlo sin drama en otro momento.

Tal es así que, para mí, los fines de semana son sagrados.

Si bien hay algún que otro sábado, en el que prendo la compu para hacer tareas administrativas, son cosas que no requieren mucho esfuerzo de mi parte. Y los domingos, puff, ni te digo… son mi día de pura vagancia.

Es por esto que la revisión semanal de los viernes es tan importante para mi cabeza, ya que allí me organizo para estar libre el fin de semana.

Si veo que hay cosas que no terminé, las reordeno para hacer la siguiente semana. Y lo que ya terminé, me aseguro de que quede cerrado y ordenado para sacármelo de la cabeza, y así poder disfrutar del sábado y  el domingo sin preocuparme por cosas que quedaron abiertas.

Relacionado: Cómo realizar una revisión semanal efectiva

Es cierto que no todas las profesiones pueden darte este lujo, pero en tal caso, tu “fin de semana” de repente podría ser lunes y martes.

Creo que lo importante es que siempre exista al menos un día en la semana en la que puedas desconectarte por completo de tu negocio, así relajas la mente y le das lugar a que respire aire fresco y que pueda de alguna manera “extrañar” el trabajo.

Si estás en pareja hace tiempo, tal vez puedas relacionarlo así:

Imagina que todos los días sales a pasear con tu amor al mismo lugar y siempre hacen lo mismo. Sabes que podrías hacer otras cosas más divertidas, pero estás tan acostumbrada a hacer lo mismo que no se te ocurren ideas nuevas. ¿Qué crees que pasaría si un día sales sola por tu cuenta o sales con una amiga? Tal vez descubres nuevos lugares y actividades a los que puedes ir de nuevo, y hasta llegas a extrañar a tu pareja y estás motivada para el reencuentro.

Bueno, con tu negocio puede pasar lo mismo.

Al menos, a mí me pasa siempre. Por eso, cada vez que puedo, apago la computadora y el wi fi de mi celular, hasta que no aguanto más y tengo que ver a mi negocio de vuelta.

Y cuando viajo, me organizo de antemano para disfrutar del viaje al máximo y trabajar lo mínimo indispensable.

Relacionado: Cómo me organizo para viajar siendo emprendedora

En definitiva, cada tanto, me alejo de mi negocio hasta extrañarlo, porque así sé que cuando trabajo, lo hago con intención y no por inercia.

Muchas veces me pasó de creer que en realidad no me gusta mi trabajo y que por eso trato de descansar de él, pero la verdad es que siempre fui así con todo. Soy de las que necesitan su espacio para poder pensar con claridad. Sé que si no descanso, mi cabeza está nublada y termino haciendo cosas de las que después me arrepiento.

Por eso últimamente me perdono cuando no llego a tiempo con algo que yo misma me presioné a hacer. Ya no alabo a la productividad como mi máximo talento, sino que mi prioridad está en mi bienestar.

Sé que si me siento bien, entonces todo me sale bien.

Más básico imposible.

Empecé a darme cuenta de esto recién este año, y espero compartirlo con más detalle en el blog, a medida que lo vaya practicando. ¡Imaginate que separé un día de esta semana sólo para aprender maquillaje!

Por lo pronto, te animo a que armes tu propio fin de semana y que te permitas disfrutarte a vos misma, porque al final a quien debes rendirle cuentas al final del día es a ti misma.

¿Qué opinas vos? ¿Te permites tener días poco productivos?


Gabriela Higa.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo todas las semanas en este blog sobre Pinterest para Negocios, Productividad y Visibilidad Online.

Tambien ofrezco cursos online de productividad y ventas para emprendedoras, y entrenamiento en Pinterest para bloggers y marcas con presencia online.

dejame tus comentarios acá: