5 Verdades por las que escribir un Blog hace bien

Nunca es tarde para hacer algo que te gusta, así que si te ha visitado el deseo de abrir tu propio blog este año, en este post te enumeraré algunas razones por las que deberías intentarlo.

 

1. Escribir un blog te ayuda a ser disciplinada.

Cuando creas tu propio blog vos sos responsable de crear contenido cada mes o cada semana, y no hay nadie que lo pueda hacer por vos. A menos que contrates a alguien para escribir, claro. Pero ese no es el punto. 

Descubre por qué deberías iniciar tu propio blog con estas verdades #bloguera #emprendedora #blogsenespañol #escribir #gabrielah

Cuando decidís abrir un espacio en donde te comprometes a crear contenido por el simple propósito de CREAR y dar valor al mundo, estás activando una conexión con tu fuerza mayor porque nadie te obliga a que lo hagas. 

Más allá de que emprendedores recomendemos esta tarea por una cuestión de posicionamiento en marketing de contenidos, no es mandatorio tener un blog para vender online. La verdad es que podrías emprender SIN un blog y estaría genial. 

Pero cuando tenés una picazón en el pecho porque disfrutas de escribir y sentís que los párrafos de Facebook no alcanzan para expresarte, o te duele ver esos posts desaparecer a la semana, entonces es hora de que escribas tu propio blog. 

Hace un par de años creé un curso de blogging para principiantes, que si lo querés hacer, acá te dejo el enlace, en donde todavía no tenía mucha consciencia de la disciplina que requería mantener un blog vivo y en movimiento. 

Hoy, te digo que gracias al blog, no sólo pude trabajar y viajar, sino que es la herramienta que me mantiene contable conmigo misma, en donde veo el progreso de mis acciones cada mes. 

Creo que no sería muy loco decir que uno escribe para uno mismo, pero en el fondo es la forma que yo tengo de saldar mis deudas conmigo, por todas las veces que soñé cosas y no las intenté. 

El blog para mí también era un sueño, cuando lo usé como herramienta de expresión que sanó el dolor más grande que jamás creí aguantar. Cuando experimenté lo que había crecido gracias a la escritura, enseguida supe que tenía que ser parte de mi legado. Que si un día me toca irme de este mundo, quienes me conozcan, tengan un lugar en donde leerme. Bueno, hasta que me den de baja el hosting...  

Hoy mi blog es mi personal trainer mental, en donde me obligo a hacer lo que me gusta todas las semanas, más allá de las ganas que tenga.

 

 

2. Escribir un blog te ayuda a combatir el perfeccionismo.

Cuando creas algo nuevo, no hay forma de que salga perfecto.  En tu blog, cada vez que creas un artículo, estás creando algo nuevo. Por más que uses los mismos formatos y estructuras, cada mensaje tiene algo distinto, y por más que intentes evitarlo con todo el alma, casi siempre la vas a cagar. Sorry, ahí la acabo de cagar yo.

El tema es que tu blog no es lo único que hacés y por eso no tenés motivo para hacerlo perfecto. 

Si trabajás online, seguramente tengas que servir clientes, crear productos, negociar con tus patrocinios, etc. Y ni hablar de las cosas que necesitas hacer offline, como comer y dormir, por ejemplo. A menos que seas Mark Zuckerberg 🤖. 

Por eso, va a llegar un momento en donde te animes a publicar posts constantemente sabiendo que no están perfectos. Y ese acto, amiga, ese acto de clickar PUBLICAR estando disconforme, es el que te va a ayudar a desarrollarte en lo que quieras.

 
 Cuidado con el perfeccionismo al escribir...

Cuidado con el perfeccionismo al escribir...

 

El perfeccionismo puede sonar como un rasgo positivo de personalidad, pero en realidad es algo destructivo. El perfeccionismo es esa fuerza que te obliga a hacer lo imposible (ser perfecta) antes de animarte a más. El perfeccionismo es eso que te va a detener a intentar cosas grandes. 

¿Todavía estás insegura de empezar un blog porque sos perfeccionista? No me quiero imaginar cuando estés enfrente de ese gran cliente que te sacará de las deudas, lo paralizada que vas a estar! Animate a fallar, amiga. Convertite en mi colega y blogueá fuerte.

Lo que te recomiendo hacer para desbloquearte al escribir cada post, es que uses un checklist de microtareas en donde vayas tachando una a una para no perder de vista el objetivo de cada uno: Publicarlo. 

En el curso de productividad Fluir con Asana, te regalo la plantilla de checklist que yo misma estoy usando para publicar el artículo que estás leyendo ahora. Además, recibirás la plantilla de mi calendario editorial para organizar todo el esquema de trabajo en Asana, el gestor de proyectos digital más lindo de todos. Hacé click acá para conocer el curso.

 

3. Escribir un blog te obliga a especializarte cada día más.

Cuando decidís ser disciplinada con tu blog, probablemente determines una frecuencia en la que te vas a obligar a publicar tus posts. En mi caso tengo un objetivo anual que alcanzar y así es como distribuyo mi agenda. 

Si vos recién estás empezando, no necesitás proyectarte a un año, pero para mantener una constancia podrías publicar uno o dos posts por mes como para mojarte los pies. 

Yo siempre digo, no importa tanto la cantidad de tus posts sino la calidad de los mismos. Vos sabés cuánto estás preparada para dar y estaría bueno que empujes tus límites por el primer punto, de crear disciplina. 

Ahora, a medida que van pasando los meses, te vas a dar cuenta de que se te pueden ir acabando las ideas. Obviamente depende mucho de la temática que hayas elegido, pero cuando creas contenido constantamente casi sin buscarlo vas a empezar a especializarte por el simple hecho de querer saber más para compartirlo todo. 

Tal vez ahora que recién estás empezando sientas que se te van a acabar las ideas, pero cuando tomes acción y avances en tu blog te vas a dar cuenta de que todavía tenés mucho por descubrir.

 

4. Escribir un blog te da la felicidad de crear algo propio.

Te voy a confesar algo. Yo a veces leo mi propio blog. 

No sé por qué, pero a veces es muy normal perder el norte y no saber quién sos, pero cuando determinas a crear algo por el simple hecho de crear, tenés la posibilidad de encontrarte a vos misma. 

Mi vida, tal vez, vista desde afuera parece muy aburrida, pero leer mi blog como si fuese una secuencia de eventos inesperados me hace volar un poquito. 

Hace dos años jamás me hubiese imaginado levantándome a las 4:45am todos los días, pero cuando leo mi blog me doy cuenta de que en algún momento iba a pasar. Tampoco iba a imaginarme que Pinterest me iba a invitar a un workshop privado, pero en el fondo estaba esperando a que eso sucediera. 

Sé que todo esto lo podría escribir en privado, en mi diario íntimo, pero al mismo tiempo sé que mis palabras le pueden servir a alguien. 

Así como un blog de viajes me animó a renunciar a todo y tomarme un avión sola, sé que si yo animo a alguien a levantarse dos horas antes para ponerse primero, esa persona también podría cambiar su vida para mejor. 

Por eso, amiga, no importa si sos un #workinprogress. Siempre lo serás. Lo importante, es que siempre avanzarás. Animate a crear tu blog y a ser feliz escribiendo.

 

5. Escribir un blog te ayuda a conectarte con personas con tus mismos intereses.

Cada vez que abro mi correo, me encuentro con mensajes de personas que encontraron mi blog, muchas con los mismos intereses y sueños que yo. Y por más que a veces me de un poco de miedo saber que conocen casi todos mis secretos, me gusta saber que no soy la única loca que ama el internet. 

Además de conocer historias de vida de personas que viven en distintos países, también descubro sus obras y me fascina ver lo que hacen. Por mi estilo de vida, sé que de otra manera no los hubiera conocido y por eso le sigo sumando puntos a mi blog.

Claro que podría haberlos conocido por las redes sociales, pero siento que mi blog es como mi casa. El simple hecho de saber que leyeron un artículo de principio a fin, me hace sentir que les abrí la heladera y que aún con bananas viejas, me aceptan igual.

Si sos introvertida y te expresás mejor escribiendo, animate a explayarte en tu blog. Las personas que resuenen con vos, te lo van a agradecer.

En fin, amiga. Si tuviera que resumirte todas estas razones en una, te diría que escribir un blog puede sacar lo mejor de vos. 

Organizate, deja el perfeccionismo de lado y hacelo, aunque sea por vos.

¿Te animás a intentarlo?
 

 

mi foto.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Productividad, Ventas y Visibilidad Online. También ofrezco cursos online para emprendedoras y gestiono cuentas de Pinterest para empresas.

Comparte este post con tus amigos: