5 Hábitos que te impiden ser productiva y alcanzar tus objetivos

5 Hábitos que te impiden ser productiva y alcanzar tus objetivos   #productividad #habitos #emprendedoras #motivacion #gabrielah

Las emprendedoras en general somos mujeres aguerridas y creativas con mucho carácter, pero sólo algunas logran disfrutar del día a día al 100% mientras alcanzan sus objetivos.

Si vos sos de las que sienten que les faltan horas, de las que nunca descansan los fines de semana y después se quejan de estar muertas, o de las que viven agotadas por sentir que el objetivo se va alejando cada día más, este post es para vos.

La verdad es que podrías ser ultra productiva y lograr tus metas estando 100% presente, pero para ello es necesario que dejes de hacer algunas cosas que están hiriendo tu productividad.

Yo he pasado por todos y cada uno de estos puntos, por eso puedo comprobar que si te animás a dejar estos malos hábitos indudablemente vas a experimentar un antes y un después. Tomá nota y dejame un comentario diciendo cuál de estos hábitos quisieras dejar ya:

 

1. Te alimentás mal

Lo creas o no, tu alimentación juega un rol súper importante a la hora de ser productiva. Dado que tu cuerpo es una herramienta de trabajo, si no lo cuidas, es lógico que haya días en los que sientas que no podés más. En realidad no es tu mente que no quiere trabajar, sino que tu cuerpo ya no tiene más energía.

Hay ciertos alimentos que te hacen sentir una subida de energía casi instantánea por el pico de azúcar que recibe tu sangre, pero no es para nada duradera. Por ejemplo, si desayunás tostadas de pan y café con leche con azúcar a las 8 de la mañana, de 9 a 10 estás hecha una luz, pero a las 11am te querés pegar un tiro porque sentís que ya no tenés energía para continuar el día. Imaginate si te levantás a las 5am, y desayunás así…

Si en cambio, consumís alimentos que no te den ese pico de azúcar pero que en su lugar tengan grasas que te dan una energía más constante y duradera, podrás trabajar por más tiempo sintiéndote bien durante todo el día.

En mi caso, hay semanas en las que me preparo panqueques sin harina, de banana y huevo, y los acompaño con un poquito de miel. Si me levanto con mucha hambre, me hago unos huevos revueltos.

La verdad es que tardé mucho tiempo en reconocer este punto, porque amo comer. Si fuera por mí estaría como Homero Simpson comiéndome todos los donuts de la ciudad, ni hablar de las cookies y sanguchitos. Pero desde que noté la diferencia de energía entre una alimentación y otra, tomé la decisión de alimentarme en función de lo que quiero lograr, no sólo en base a mis antojos.

Esto no sólo aplica al desayuno, sino a toda tu alimentación.

Como no soy experta en nutrición ni mucho menos, sólo puedo compartirte que trato de evitar los procesados y las harinas. Para mayor información e ideas de menús saludables, te recomiendo visitar el blog de Alejandra en Alimentación Saludable para Todos, en donde además te ayuda a ser productiva al preparar toda la comida de la semana un un sólo día, es decir, que te enseña a preparar el famoso Mealprep.

 

2. Te levantás demasiado tarde

Yo sé que sos nocturna y que odiás que mencione este punto, pero la verdad es que sos mucho más productiva antes del mediodía, cuando tu cerebro no está contaminado por lo que sucede alrededor. La idea de levantarte un poco más temprano es que te acostumbres a ser proactiva, en lugar de reactiva.

Si te levantás antes tenés más tiempo para prepararte para enfrentar el día y, además, podrás hacer esas tareas que requieren toda tu atención ya que no tendrás tantas distracciones como a la tarde.

Lo mejor de levantarte temprano es que entrenás tu fuerza de voluntad y ganás confianza en vos misma para ir por objetivos más grandes.

En mi caso me levanto a las 4:45 para estar lista a las 5am. No fue para nada fácil acostumbrarme a esto, pero te digo seriamente que vale la pena. En este post te explico algunos trucos para lograrlo.

¿Dale que te unís al #5amClub?

 

3. Ponés a los demás primero

Las emprendedoras tenemos una misión en común que es ayudar a los demás. Eso no quiere decir que los demás nos pasen por arriba o que dejemos de hacer lo que nosotras queramos, por servir a otros. Si tenés un gran objetivo por delante, van a haber oportunidades en las que tendrás que decirle “No” a otros.

Esta, tal vez, es la tarea más difícil de hacer cuando se trata de ser productivas.

Cuando te enfrentes a una situación en la que tengas que dejar de hacer lo tuyo por complacer el pedido de otro, pensá en el costo real de darle lugar.

Por ejemplo, si sos emprendedora digital y tenés amigos que creen que porque trabajás desde la computadora trabajás menos, cuando te pidan que les cuides a sus hijos, aunque sea sólo una horita, pensá en todo lo que podrías hacer, no sólo esa hora sino en todo el día sin interrupciones. ¿Viste cuánto? Bueno, el cuidar a esos nenes te interrumpiría el día y por lo tanto perderías ese trabajo.

Empezá a plantarte y a decir la verdad: sólo vos sos responsable de tu trabajo y por eso debés cuidar tu tiempo y tu energía porque son bienes que no se pueden recuperar. Para algo existen niñeras, aparte.

 

4. Sos adicta al celular

Admitilo, no podés vivir sin tu teléfono. Por más que suene gracioso, es la principal causa por la que no podés enfocarte. El origen de la palabra adicción está relacionada a sentencia a esclavitud, o sea que si te volviste adicta al celular, sos su esclava. Ahí no suena tan divertido, ¿no?

El sentir que debes chequear tus notificaciones o que hay mensajes que debes responder, está impidiendo que te concentres de lleno a la tarea que te toca hacer.

Todos los emprendedores tenemos tareas que requieren todo nuestro enfoque, desde reuniones, planificaciones, servicios, etc, imaginate si hiciéramos esas tareas con un grillete en el pie, digo, con el celular encendido adelante de nuestros ojos.

Es cierto que nuestra comunidad y nuestros clientes consumen todo desde el celular, pero eso no significa que nosotros también debamos ser adictos.

Hay un libro llamado Irresistible, súper recomendable, en donde el autor nos cuenta cómo las empresas tecnológicas crear programas y aplicaciones hechas para engancharte al teléfono. Pensá que son compañías tabacaleras que en lugar de querer destruir tus pulmones, quieren destruir tu alma quitándote tu poder de voluntad.

Si no podés estar un día completo sin el celular, estás viviendo una adicción! Despertate!

¿Sabías que Steve Jobs le prohibía a sus hijos a usar sus productos de pequeños? Él sabía muy bien lo que estaba armando, por eso lo mantuvo alejado de sus seres más queridos. Los desarrolladores tecnológicos son como narcotraficantes que tienen como regla n° 1 no consumir su propia droga. ¿Hasta cuándo vas a permitir que dominen tu vida?

 

5. No descansas de verdad

Por más ganas que tengas de trabajar todos los días las 24hs, tu mente necesita descansar para renovarse. Yo sé que hace años atrás te insistía a trabajar los domingos, pero mi vida era bastante miserable. El obligarme a trabajar todos los días, haciéndole caso a mi “pasión”, hacía que mi cerebro nunca se recuperase y que el nivel máximo que podía alcanzar era del 60%. ¿Quién quiere trabajar a un 60%? Nadie.

Para poder rendir al 100% de tu máximo potencial, es necesario descansar al 100%. Entrená tu mente como si fuese un atleta que se prepara para las olimpiadas. No somos robotitos, somos humanos. Animate a descansar los fines de semana, por lo menos los domingos. Y cuando lo hagas, apagá el teléfono y desaparecé de todo lo laboral. Total, el lunes volvés con pilas!

Si te preocupa no estar conectada a las redes, sabiendo que tu audiencia lo está, acordate del punto anterior. El mundo vive en adicción, vos no. De última, para algo existen los programas que hacen publicaciones por vos.

Planificá y programá tus tareas, de manera que al menos una vez por semana, descanses por completo. Es más, estaría bueno que descanses tanto, pero tanto, que te olvides de lo que es trabajar. Sólo así entrenarás tu mente para estar 100% presente en cada situación, ya que esa es la clave de la productividad. Estar presente y vivir el momento.

 

Colega, si tenés grandes objetivos que alcanzar, no estás sola.

Cuando te des cuenta de que necesitás revertir estos hábitos, además de decidirlo, está bueno que lo planifiques y que seas proactiva en todo lo que hagas. Para eso te recomiendo que una vez por semana, realices una revisión semanal para estar al día y practicar el estar presente.

Si ya estás planificando tus semanas y aún así no estás logrando lo que querés, sumate ahora mismo al curso online Fluir con Asana para que aprendas a organizar todos tus proyectos en un solo sistema super productivo:

En realidad, tenés tiempo.

Tenés todo el tiempo necesario para lograr tus metas, pero sólo depende de vos que le des el uso correcto.

Hacé que cada día cuente y que jamás llegue el día en el que te arrepientas de lo que no hiciste.

Apagá el celular, cuidá tu cuerpo, salí a disfrutar de lo que tenés ahora.

Tu comunidad te necesita productiva y presente.

Te leo,

Gab,-


Gabriela Higa.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Pinterest para Negocios, Productividad y Visibilidad Online.

Tambien ofrezco un curso online de Asana y servicios de Gestión de Pinterest para emprendedoras y marcas con presencia online.

Comparte este post con tus amigos: