La regla del 80 - 20% aplicada a tu negocio online: el secreto para lograr más trabajando mucho menos

La regla del 80/20% aplicada a tu negocio online: el secreto para lograr más trabajando mucho menos #productividad #emprenderonline #habitos #gabrielah

¿Alguna vez escuchaste hablar de la famosa regla del 80-20% o Ley de Pareto?

Resulta que existe una teoría científica que dice que en varias oportunidades, el 80% de los resultados viene del 20% de los esfuerzos realizados. En negocios, se dice que el 80% de las ventas vienen del 20% de sus productos, o que el 80% de las ganancias vienen del 20% de los clientes.

Al leer esto por primera vez se nos vuela la peluca de sólo pensarlo, ya que de ser tan simple, podríamos esforzarnos sólo en lo que nos da resultados y así poder vivir más relajadas. El tema es que la teoría aplicada a la práctica, no siempre es tan fácil de visualizar.

Por ese motivo, en este artículo te desglosaré cómo podrías aplicar el 80-20% a tu blog profesional para que optimices tu tiempo y energía de la mejor manera posible.

Aclaro que esta teoría se puede aplicar de muchas maneras y por eso sólo me enfocaré en lo que aprendí bajo mi propia experiencia trabajando con mi blog, así hablamos con hechos concretos. Si vos lo aplicaste de otra manera, te invito a que nos cuentes tu experiencia en los comentarios al final del post.

 


¿Te cuesta hacer la revisión semanal de tus metas?

 
Checklist Revision Semanal.jpg

Suscribite y descargá el checklist gratis:

 

Te unirás a mi lista de suscriptores y aceptas la Política de Privacidad


Las dos variables: Acciones y resultados

Cuando trabajas con tu blog o con los servicios que vendes online, y alguien te pregunta cómo hiciste para lograrlo, al explicarlo dejas ver que no fue un golpe de suerte, sino que has invertido tiempo y trabajo para alcanzar dicho estilo de vida.

Entonces, al mirar para atrás, enumeras una serie de acciones que te llevaron de 0 a X. Si te lo ponés a imaginar, podrás ver dos grandes variables. Por un lado acciones y por otro, resultados.

 

Las variables de los resultados

Los bloggers profesionales, en general, miden los resultados obtenidos en ventas, cantidad de visitas al blog y suscriptores. Todo lo demás, suma numeritos que no hacen diferencia sobre las ventas pero que sí crean una imagen más vistosa, como por ejemplo, la percepción generada por el número de seguidores en Instagram. Ese tipo de números, que sólo sirven de imagen, bajo mi perspectiva, en realidad alimentan más al ego que al banco.

Por eso, en primer lugar, si querés ser más eficiente al trabajar con tu blog y aplicar el 80-20%, está bueno enfocarte en esos números que te hagan crecer en el mundo real, es decir, en esos resultados concretos que hacen una diferencia en tu cuenta bancaria y en tu estilo de vida fuera de la cámara de Instagram Stories.

La realidad también es, que si crecés en ventas y suscriptores, por consecuencia crecés en visibilidad, por el simple hecho de enfocarte en lo importante, que es el corazón de tu negocio.

El corazón de tu negocio online, no es sólo tu presencia digital, sino el impacto generado en la vida real de tus clientes, cosa que sucede a través de la ayuda que das a través de los contenidos que generas, y a través de tus productos y servicios.

Muchos de los bloggers y marcas que ves con una vasta audiencia en redes sociales, tienen una larga trayectoria trabajando con altos estándares de calidad que hacen que personas reales los sigan simplemente por ser excelentes. También existen cuentas que crecen por robots o alianzas, pero esa es otra historia. Mejor enfoquémosnos en resultados duraderos, reales y concretos.

De esta manera, volviendo a la regla del 80-20%, si te ponés a mirar tus ventas y haces los cálculos, podrás ver que el 80% de tus ganancias provienen del menos del 20% de tu lista de suscriptores. Y de toda tu lista de suscriptores, el 80% generalmente viene de un mismo canal de tráfico a tu blog. Digamos que si te exponés en 5 canales distintos, como por ejemplo, Facebook, Pinterest, Instagram, publicidad paga y Youtube, y hablamos de un sólo canal, estaríamos hablando del 20%.

 Una variable fundamental para medir resultados de un blog profesional es su número de suscriptores.

Una variable fundamental para medir resultados de un blog profesional es su número de suscriptores.

Si vendés online y no tenés blog, ni lista de suscriptores, tendrías que utilizar variables concretas, si es que las tenés, que te dejen visualizar algo como el ejemplo que te contaré a continuación.

En mi caso particular, el 80% de las visitas que recibo a mi blog provienen sólo de Pinterest.

Gracias a ese tráfico, todos los días aumento mi lista de suscriptores, la cual utilizo para enviar emails de valor, en donde, cada tanto, menciono mis cursos. Todas mis ventas provienen de un pequeñísimo porcentaje de mi lista de suscriptores y casi ninguna viene por fuera.

Si alguien me compra sin estar en mi lista de suscriptores siempre es por recomendación de mis clientes, no por haberme visto promover mis cursos en las redes sociales.

Lo más loco de todo esto, es que si sumo todos mis seguidores de redes sociales más mi lista de sucriptores, mi lista representa sólo el 33% de toda mi base de contactos.

Sé que te estoy mareando con números, así que te lo desgloso con ejemplos redondos.

  • De cada 100 visitas que recibo a mi blog, 80 llegan gracias a Pinterest.
  • De cada 100 suscriptores que gano, 80 se suscriben gracias a Pinterest.
  • De cada 100 ventas que hago, 100 provienen de mi lista de suscriptores.
  • De cada 100 contactos online que tengo (fans + suscriptores), sólo 30 pertenecen a mi lista de suscriptores.
  • De cada 100 suscriptores que tengo, menos de 10 son los que compran mis cursos.

Las variables que uso para medir mis resultados son mis canales de visibilidad, la cantidad de visitas al blog, suscriptores y ventas. No las combino todas juntas sino que las mido de a pares. Sólo así es posible sacar los porcentajes, ya que se usa una regla de 3 simple:

Por ejemplo, si recibo 400 visitas por día y veo que 350 provienen de Pinterest, el cálculo se vería así:

 

400 visitas totales ______ 100% visitas totales

350 visitas de Pinterest __ X = 350*100/400 = 87% de las visitas totales vienen Pinterest!!

 

Puede que vos tengas otras maneras de sacar porcentajes y está perfecto. Lo importante es que tengas un número concreto para saber en dónde está la concentración de resultados.

En mi caso veo que mi palanca de visibilidad es Pinterest y que todas mis ventas provienen de mi lista de suscriptores.

Más allá de que pueda trabajar en aumentar el porcentaje de conversión a ventas, si decido fluir productivamente y esforzarme sin sentir que me estoy esforzando, optaría por descartar todos los demás canales y sólo concentrarme en lo que me da mejor resultado: Pinterest + email marketing, y por supuesto, subir los estándares de calidad de mis cursos.

De hecho, ya descarté todo lo demás, y cuando digo lo demás, me refiero al 80% de las acciones que estaba realizando que no tenían nada que ver ni con Pinterest ni con mejorar mis emails y mis cursos.

Vuelvo a mencionar, por las dudas, que el hecho de que haya sido ésa mi conclusión no significa que para vos sea igual, ya que cada negocio tiene su propia data y ésta depende de las estrategias implementadas. En tu caso, tal vez veas que la mayoría de tus ventas llegan gracias a referidos, o gracias tus anuncios en Instagram, porque has sido buena en nutrir esos canales.

Una vez que identifiques el 80% de tus resultados, ya podrás hilar finito en el 20% de tus acciones para descartar lo que no sirva.

 

Variables de las acciones

Es muy común que al trabajar online, sientas la presión de tener que hacer malabares entre la infinidad de tareas que "tenés que hacer" para crecer. Mucho más si seguís a varios referentes a la vez.

Teniendo en cuenta que casi todos los blogs de marketing y emprendimiento intentan bajar línea para promover sus propios productos y servicios, incluído el blog que estás leyendo ahora, está bajo tu poder discernir cuáles de todas las recomendaciones vas a tomar y cuáles no. De hecho, si vos bloggueás profesionalmente, es probable que lo hagas con la misma intención.

Por eso acá no hay nadie a quien culpar, sino que simplemente es saludable tener consciencia sobre todo lo que hacés. Tener consciencia no significa meditar 20 minutos antes de subir una foto a Instagram, sino saber reconocer qué estás haciendo y con qué propósito lo hacés.

Para tomar consciencia de tus acciones, podés hacer algo tan simple como llevar un registro de todo lo que hacés cada día y anotarlo en tu agenda. Nada más.

Por ejemplo, escribir algo como: hoy estuve respondiendo comentarios en mi grupo de Facebook, di una asesoría, redacté un newsletter y cambié las fotos de portada de mis redes sociales.

Primero reconocés tus acciones. Luego, tomas nota del tiempo y esfuerzo invertido en cada acción. En mi caso, combino las tareas de Asana con Harvest, una aplicación especial para medir tiempos.

 Harvest es una aplicación especial para medir tiempos de trabajo en equipos.

Harvest es una aplicación especial para medir tiempos de trabajo en equipos.

Por favor, no me revolees los ojos. Reconozco que lo que estoy diciendo suena a obsesión, pero creo que si vos no sos obsesiva con el manejo de tu tiempo, los demás no tienen por qué hacerlo por vos. O sea, no a todos los integrantes de tu grupo de Facebook les va a interesar si estás llegando tarde o no a tomar una sesión de masajes. Y pongo el ejemplo de la sesión de masajes, para que recuerdes que si decidiste emprender, lo hiciste primero para vos, y no para ser una esclava de tu visibilidad. ¿O me vas a decir que los corazones y likes te pagan las cuentas?

Sin irme más lejos, así como sacaste el porcentaje de tus resultados, también podés calcular el porcentaje de tus acciones usando las variables acciones y tiempos, sobre el total de horas que decidís trabajar en tu negocio. En este caso, prestaremos especial atención a las acciones que están directamente relacionadas al 80% de tus resultados para ver si la regla de Pareto se cumple factiblemente.

Supongamos que decidís trabajar 30 horas a la semana, sin importar la distribución de días y horas. Luego de llevar un registro de tiempos y tareas, detectás que en la última semana estuviste 8 horas en Instagram, 12 horas en Facebook, 2 horas escribiendo un post para el blog, 3 horas escribiendo emails de venta, 3 horas dando asesorías y 6 horas respondiendo emails y haciendo tareas administrativas. No sólo pasaste las 30 horas, trabajando 34, sino que la distribución de tiempo en tareas es una locura.

Al aplicar la regla de 3 simple para sacar porcentajes, quedaría algo así:

  • 34 horas semanales = 100% tiempo trabajado
  • 8 hrs en Instagram =  23,52%
  • 12 hrs en Facebook = 35,29%
  • 2 hrs escribiendo un post = 6,67%
  • 3 hrs copywriting = 8,82%
  • 3 hrs asesoría = 8,82%
  • 6 hrs tareas administrativas = 17,64%

Parecen números exagerados, pero si trabajases 5 días a la semana, esas tareas en promedio por día serían 40 minutos en Instagram, 2:24 hrs en Facebook, 24 min escribiendo para tu blog, 36 min escribiendo emails para vender, 36 min dando asesoría, 1:12 hrs respondiendo mails y haciendo tareas administrativas.

Suponiendo que tus ventas llegan a través de referidos de clientes y a partir de tus campañas de email marketing, en toda esta data ves que lo que te da dinero es dar bien tus asesorías y escribir emails de venta persuasivos (copywriting). Según el tiempo registrado, invertís sólo el 17,64% en esas tareas.

La pregunta es: ¿Por qué pasar tantas horas en Facebook, si sin Facebook vendés igual?

Creeme que yo pasé por un cálculo muy parecido a este y casi me caigo de la silla. En mi caso pasaba horas mirando y haciendo Instagram Stories, e invertía muy poco tiempo en mejorar mi perfil de Pinterest y en escribir correos de calidad, cuando mis datos me estaban gritando que debía enfocarme en escribir y en actualizar mis pines!

 

Pasando todo en limpio

Para pasar todo en limpio y aplicar el 80-20% a tu negocio, lo primero que necesitás son DATOS. Es decir que este cálculo productivo es especial para blogs y marcas que ya estén trabajando y tengan datos para medir. Con datos, me refiero a ventas, suscriptores, referidos, visitas, etc.

Si vos recién estás empezando y aún no vendiste, es imposible detectar el 80% de ganancias porque no tenés la variable. Lo que podés medir, en tal caso, es la cantidad de suscriptores y visitas, hasta que tengas ventas. Si no tenés sitio web propio ni lista de suscriptores, creo que dejé claro lo importante que son estas herramientas por toda la data y posibilidades de venta que proveen.

Ahora con todos los datos sobre la mesa, empezá a relacionar las variables más sustanciales con sus totales, como por ejemplo, cuántas visitas llegan a tu blog desde X canal y en qué proporción sobre el total, o cuánto dinero ganaste el mes anterior en relación con la cantidad de suscriptores totales a ese momento.

Una vez que detectes cómo llega el 80% de tus resultados, mirá con detalle TODAS tus acciones. Desde la más obvia a la más rebuscada. Sacá una proporción de tiempo de cada tarea según el total de tus horas trabajadas y fijate cuáles están directamente relacionadas al 80% de tus resultados.

Al cumplirse la proporción del 80-20% podrás tomar decisiones sobre qué hacer con el 80% de acciones que están demás. Algunas de ellas son tareas necesarias, como las administrativas, y otras se pueden descartar. Lo que sea necesario, preguntate si lo podés delegar y si es así, determinate a buscar a alguien para hacerlo. Si no lo podés delegar, busca la forma de simplificarlo para que a vos no te ocupe más tiempo de lo debido.

Respecto a las acciones que te dan tu 80% de resultados, es decir, aquellas que representan 20% de esfuerzo, determinate a rockearlas al máximo, sin miedo a perder el tiempo en ellas. Lo mejor de esto es que si aumentás tu esfuerzo y dedicación sobre esas tareas, también aumentarán tus resultados.

Para todos los excépticos, aclaro, antes de que me maten en los comentarios, la proporción del  80-20 varía. Puede ser un 78-20, un 85-23%, etc. No se trata de sumar un 100% sino detectar la relación entre resultados y las acciones que conllevan a esos resultados. La idea global es que la mayor parte de lo que ganas, es generado por una mínima parte de tu esfuerzo.

En lugar de hacer lo que todos hacen, animate a crear tu propio cronograma en base a lo que mejor te sale y en base a la vida que quieras construir. En el fondo esto no tiene que ver sólo con el dinero, sino simplemente tener más tiempo de calidad y energía para vos.

El año pasado yo decidí dejar de dar asesorías personalizadas, que me dejaban más ganancias que mis cursos. Decidí renunciar a ellas sólo por el hecho de tener más tiempo para desarrollarme mejor. Al sacar los cálculos de mi propio 80-20% pude ver que siempre dejaba para lo último, lo que más me gusta hacer, que es escribir, pero que al mismo tiempo era lo que mayor impacto generaba. Hoy, después de ajustar tuercas e implementar cambios significativos, recuperé esas ganancias que sacrifiqué meses atrás, y me enfoco sólo en lo que me gusta.

Fácil no fue. Necesité muchos datos para analizar y mucho coraje para tomar decisiones. Digo coraje, porque cuando decidí cambiar mi estilo de trabajo estaba cagada hasta las patas porque iba a ir en contra de lo que hacían todos.

Por eso, amiga, si llegaste a este post buscando la manera de trabajar menos, te aviso de antemano que ser productiva no se trata de hacer menos, sino de ser intencional en todo lo que hacés, sabiendo que cada minuto invertido puede llevarte o no a un resultado concreto, y que si vos decidís tener un blog o un negocio que cambie vidas, lo podés hacer disfrutando de todo el proceso.

 

¿Qué estás esperando para optimizar tu vida y tu negocio?

Si necesitás ayuda para organizarte y poder ver con claridad todas tus acciones y proyectos, te invito a formar parte de Fluir con Asana, un curso de productividad personal para emprendedoras que trabajan solas.

Además de aprender a organizarte, verás cómo usar Harvest para medir tus tiempos y así poder calcular con exactitud tu 20%. ¿Te animás a organizarte para fluir creativamente?

 

 
PicApp - Apple fluir.png

En Fluir con Asana podrás:

  • Organizar proyectos personales y profesionales en un mismo lugar
  • Fluir en cada proyecto sin bloqueos ni inseguridades
  • Dar lugar a nuevos proyectos creativos
  • Ganar tiempo y energía para hacer lo que más te gusta
 

mi foto.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Productividad, Ventas y Visibilidad Online. Tambien ofrezco cursos online para ninjas avanzadas.

Si querés recibir mis correos todas las semanas, podés registrarte en la caja de suscripción acá abajo y además recibir de regalo un checklist para que hagas tu revisión semanal:

Descarga GRATIS el Checklist para una Revisión Semanal Efectiva

Te unirás a mi Lista de suscriptores y aceptas la Política de Privacidad [https://www.gabriela-h.com/politica-de-privacidad] Powered by ConvertKit

Comparte este post con tus amigos: