7 Mitos sobre Productividad que deberías dejar de creer para lograr lo que querés

7 Mitos sobre Productividad que deberías dejar de creer para lograr lo que querés  #productividad #habitos #objetivos #motivacion #gabrielah

¿Te pasa de sentir que por más que trabajes mucho, nunca terminás nada?

¿O de estar siempre ocupada, pero aún así no alcanzás ningún objetivo?

Probablemente te vendieron fruta sobre lo que significa ser productiva y creas que por hacer muchas cosas lo estás siendo, pero en el fondo sabés que no.

Por eso hoy, veremos algunas mentiras que creemos sobre la Productividad que nos están frenando a tomar acción de verdad, no sin antes definir con mucha simpleza qué es la productividad.

Qué significa ser productiva

En materia económica es una forma de medir la eficiencia de un productor, en donde es más productivo el que produce más usando la menor cantidad de recursos. En nuestro caso, cuando hablamos de productividad personal, nos refererimos a obtener los resultados que queremos usando el menor tiempo y energía posibles.

El tema es que hay que saber cuáles son los resultados que queremos obtener, y eso varía según cada emprendedora y su nivel de consciencia. Por eso mismo, es que yo me enfoco tanto en estar presente y en estar despierta, porque hay momentos en los que es fácil perder de vista lo que realmente queremos.

A veces cuesta reconocer que no todas las emprendedoras queremos lograr lo mismo o admitir que directamente no nos importan las mismas cosas. Pero algo que todas tenemos en común, es que cuando queremos ser productivas, buscamos la manera de trabajar inteligentemente, y que para ello, sabemos que hay que tomar ciertas decisiones que nos lleven de estar ocupadas en b*ludeces a genuinamente productivas.

Reconocer y eliminar las mentiras que nos creímos sobre la productividad dan lugar al inicio de ese proceso de cambio.

¿estás lista para tirar abajo tus falsas creencias?

 

1. "El multitasking es sinómimo de productividad"

Años atrás se hablaba mucho sobre lo genial que es ser mujer porque nuestro cerebro está cableado para que seamos multitaskers. Resulta que nosotras podemos cocinar y hablar por teléfono al mismo tiempo, sin que se nos queme la sartén, mientras que los hombres… si hacen lo mismo, en lugar de hablar con sus amigos estarían llamando a los bomberos. Si bien es cierto que tenemos esta habilidad, no significa que lo podamos trasladar al trabajo y esperar buenos resultados porque en realidad nuestra atención sólo puede enfocarse a una cosa a la vez.

Ahora, el multitasking no sólo se refiere a hacer más de una cosa al mismo tiempo sino que a veces es mucho peor, como cuando tenemos un abanico de tareas y vamos saltando de una a otra. Podemos decir que nuestra atención está puesta sobre una cosa a la vez, pero no podemos ver lo que tarda nuestro cerebro en recalcular cada tarea por pasar de una tarea a otra en un período corto de tiempo.

Por más que sean segundos, el hábito de tener que recalcular hace que pierdas energía y que te vuelvas más lenta, tipo el internet explorer que siempre se cuelga. Ojo, ser productiva tampoco significa que hagas las cosas rápido, sino que tu mente fluya sin colgarse.

Si vos en este momento tenés varias pestañas o ventanas abiertas en tu navegador, estás haciendo multitasking. Fijate que cuando saltás de una pestaña a otra, debes pensar en el contexto y en el por qué estás en cada. Esa no es forma de trabajar, amiga.

Si lo que querés es ahorrar tiempo, el multitasking no te ayuda en absoluto porque de verdad te vuelve más lenta. Puede que sientas la ilusión de ser productiva, pero al final del día vas a estar más cansada, habiendo hecho menos. Enfocate en una sola cosa a la vez y dejate de joder con el multitasking, dale. Esos eran otros tiempos, actualizate.

 

2. "La productividad es igual que la gestión del tiempo"

Acá podemos tener versiones encontradas sobre las definiciones de ciertos términos pero para mí, gestionar el tiempo es imposible. Capaz que es un juego de palabras, lo sé. Sin embargo si todos tenemos las mismas 24 horas, ¿qué tanto hay que gestionar? En tal caso, lo que se administra o se gestiona son las tareas o las cosas que decidimos hacer dentro del tiempo disponible. Sí, al final es un juego de palabras.

De todas formas, administrar el tiempo tendrá o no que ver con la productividad, siempre que lo que hagamos esté alineado a lo que queremos hacer, es decir, a nuestros objetivos. Si administramos el tiempo de forma tal, que tengamos más horas libres, pero las tareas programadas no están alineadas a nuestro objetivo, es lo mismo que nada. Ahí no importa que usemos la técnica pomodoro o el método del cuadrante de urgente vs importante, porque no supimos decidir qué corno hacer con el tiempo disponible.

Por eso, en lugar de enfocarnos tanto en ahorrar o ganar tiempo, si queremos ser productivas de verdad, lo mejor que podemos hacer es enfocarnos en ordenar las cosas que queremos hacer. Administrar las tareas de forma tal que no tengamos excusa para empezar y no avanzar. Cuando nuestra lista de tareas es tan simple y práctica, el tiempo deja de ser una variable, sino que simplemente pasa a ser un marco de referencia.

 

3. "Para ser productiva hay que levantarse temprano"

Ja! Este punto te gustó! Tal vez escuches a varios promotores madrugadores, como yo, decirte lo genial que es levantarse temprano para la productividad. Más allá de que tengamos nuestras razones, si detestas la idea de hacerlo, podés quedarte con la tranquilidad de saber que no es imperativo para ser productiva.

Vos podés ser productiva levantándote normal, porque como vimos al principio, no tiene que ver con terminar antes, sino que logres los resultados que vos quieras optimizando tu tiempo y energía, y que aún levantándote más tarde puedas ser proactiva, en lugar de reactiva.

Los que nos esforzamos en levantarnos temprano lo hacemos por varias razones que son positivas para la vida en general, pero eso no significa que vos seas igual. En este post te listo los beneficios de levantarte a las 5am, en caso de que se te haya cruzado la idea...

 

4. "La productividad mata la creatividad"

Admito que yo también creía esta mentira.

Muchas veces se asocia a la productividad con una estructura rígida de trabajo, y la verdad es que no hay un concepto más errado que ese. Si uno de tus valores más importantes es la creatividad, quiero decirte que podés ser productiva para ser más creativa. Imaginá tener la mente despejada y libre todos los días, no sólo cuando estás en la ducha.

El que vos organices tu trabajo en un sistema productivo que te permita ser flexible en el día a día, te dará ese espacio mental que necesitás para fluir en tu trabajo sin todos los bloqueos a los que estás acostumbrada.

Muchas veces, esa estructura que no permite que fluyas creativamente, es una serie de obligaciones y creencias que vos misma fuiste construyendo pero que no tienen nada que ver con lo que realmente querés.

Por eso, cuando decidís ser productiva, decidís también eliminar toda esa basura galáctica que tenés dando vueltas en tu mente, al clarificar y procesar todas tus ideas en un sistema que te permita ser flexible de verdad.

 

5. "Trabajar bajo presión es una habilidad, por eso prefiero no ser productiva y vivir al límite"

Es cierto que no todos funcionan bajo presión, sin embargo, eso no implica que quienes trabajen bien pierdan esa habilidad si deciden ser productivos. De ser así, imaginate que todo el mundo estaría dejando todas las responsabilidades para último minuto porque “trabaja mejor bajo presión”. ¿No suena un poco raro? ¿No suena a vagancia procrastinadora pura?

Seamos honestas, el decir “yo rindo mejor cuando estoy al límite” no te hace más inteligente. Es más, si intencionalmente dejás todo para lo último, pareciera que no te importa mucho lo que hacés.

Ahora, si hay algo que te esté frenando a empezar antes o a tomarte en serio tus objetivos, cuando decidís ser productiva, también decidís hacer algo respecto a ese miedo.

Creo que muchas veces, cuando procrastinamos, lo hacemos porque no tenemos muy claro lo que queremos de verdad, porque el clarificar nos hace encontrarnos con nosotras mismas.

Si hace tiempo que venís queriendo dar un giro a tu vida, y sentís un peso terrible que te tiene anclada y no te permite tomar acción, probablemente sea ese miedo de encontrarte con la verdad: te has traicionado a vos misma y sos la única responsable de cambiar tu destino.

Es terrorífico, lo sé, yo también pasé por ahí. Pero bueno, una vez que te enfrentás a ese monstruo no te queda más que recalcular todo y empezar de cero. Basta de dejar tus deseos para lo último, ponete primera, carajo!

 

6. "Ser productiva significa estar ocupada haciendo muchas cosas"

Mmm, si llevás tiempo buscando la productividad máxima probablemente sepas que el estar ocupada es lo mismo que nada. Ahora, si recién empezás, cuidado! El estar ocupada sólo significa que estás haciendo muchas cosas. El tema es qué cosas estás haciendo, claro.

Cuando una se pone a hacer cosas sin saber cuál es el resultado que quiere obtener, está perdiendo tiempo y energía en tareas que no suman. En Argentina diríamos que está trabajando al pedo. Al divino botón. Para ná. Por ejemplo, entrar a revisar el Facebook sin un objetivo claro y definido. ¿Para qué vas a publicar cosas si ni siquiera conocés las métricas con las que vas a medir tus resultados? ¿Para sentir que estás haciendo algo por tu negocio? Para eso mejor andate a dormir una siesta.

Cuando decidís ser productiva verás que hay muchas cosas que podrías dejar de hacer, y hay otras nuevas que empezarás a realizar bajo objetivos claros. Por eso, si en este momento sentís que estás demasiado ocupada, detenete un minuto y preguntate: ¿estoy siendo productiva o estoy trabajando al pedo?

 

7. "La fórmula mágica de la productividad"

Cuando te ponés a buscar información sobre productividad siempre van a saltar algunos que te van a vender una fórmula mágica, un método, un programa, algo que te indique exactamente qué hacer para que logres tus objetivos con el menor tiempo y esfuerzo posible. La verdad es que todos estamos cableados de distinta manera y no hay un método que trabaje igual para cada uno. Pueden haber sistemas, técnicas, prácticas que puedas implementar y adaptar a tu forma de ser, pero jamás va a existir una fórmula mágica que sea la solución para tu vida.

Ser productiva es un estilo de vida que inicia desde que tomás la decisión y no tiene fin.

A medida que vas optimizando tus rutinas y que vas entendiendo mejor cómo administrar tu energía, verás que algunos métodos te sirven y otros no. Incluso podés hacer un batido con todas las prácticas que existen. Por ejemplo, yo odio el método del cuadrante de urgente e importante, pero hay otras personas que lo usan a diario y les sirve! 

 

 

Vos podés diseñar tu propio sistema productivo

Lo importante es que tengas un sistema que puedas ir mejorando y ajustando cada día, es decir, una serie de prácticas basadas en principios productivos, que repetidas te den los resultados que querés.

Sistemas productivos hay por todos lados. Los más famosos son marcos de referencia como el método GTD o Getting Things Done, el bullet journal, el método Pomodoro, el cuadrante pedorro *sorry*, y cientos más.

Lo bueno de todos estos sistemas es que se pueden aplicar de forma práctica, tanto a soportes analógicos, como cuadernos y papeles, como a soportes digitales, como Asana, Evernote y muchos más.

Los soportes lo que hacen es contener las ideas y series de tareas que debes hacer para alcanzar tus objetivos. Son lugares en donde volcás toda la información a la que luego debes recurrir para ir avanzando cada día. De nada sirve tenerlo todo en la mente porque podemos olvidar muchas cosas, por eso siempre es necesario elegir un soporte que sea versátil y que puedas llevar a cualquier lado.

En mi caso en particular, me baso en las ideas del método GTD combinado con bullet journal, y uso como soporte digital el Asana y físico, un cuaderno - agenda. Si querés saber cómo me organizo en la vida y en mi trabajo para alcanzar mis objetivos, leé este post en donde te lo resumo todo o directamente sumate el curso online de productividad personal Fluir con Asana acá.

Espero que te haya gustado el compilado de hoy,

Te leo

Gab,-


Gabriela Higa.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Pinterest para Negocios, Productividad y Visibilidad Online.

Tambien ofrezco un curso online de Asana y servicios de Gestión de Pinterest para emprendedoras y marcas con presencia online.

Comparte este post con tus amigos: