Así fue cómo organizamos el workshop presencial The Social Media Experience

Cómo organizar un workshop presencial: mi experiencia #gabrielah #organizacion #emprender

Si sos emprendedora digital, y se te ha cruzado por la mente hacer un taller presencial, este post es para vos.

La semana pasada fui parte del workshop The Social Media Experience, taller que hicimos en conjunto con Carolina y Remly, dos emprendedoras digitales grosas de Buenos Aires.

En mi caso, fue la primera vez que formaba parte de algo así y terminé aprendiendo muchísimo más de lo que esperaba.

Por tal razón, decidí escribir este post para compartirte cómo fue organizar este workshop, desde mi propia experiencia.

Hace un tiempo ya que me picaba el bichito de dar workshops en mi ciudad para conocer cara a cara a mis clientes, y probar otro tipo de formación.

Cuando decidí emprender, elegí el camino digital porque soy super mega introvertida y porque quería poder trabajar desde cualquier parte del mundo, pero principalmente fue por mi introversión.

O sea que, de entrada, estaba a punto de afrontar un gran desafío al ofrecer un taller presencial, pero me animé a hacerlo porque quería probarlo y ver cómo era el asunto. #típicoculoinquieto


Una idea hecha realidad

En lo personal, cuando me vino la idea de poder hacer un workshop presencial, lo que no tenía muy claro era si lo quería hacer porque realmente me gustaba la idea, o que quería hacerlo porque todos lo estaban haciendo. Dicho cuestionamiento se intensificó después, así que, por ahora, continuemos con la organización.

Sin buscar esa respuesta inicial, como buena manifestadora que soy, cuando volvía de mi último viaje a Perú, le pedí al universo que me diera la oportunidad de dar un workshop en Buenos Aires, pero que, en lugar de organizarlo yo sola, que pudiera formar parte de una experiencia en conjunto con otras colegas emprendedoras.

Pide y se os dará” dijo una voz en mi subconsciente y, ni bien aterricé, me llegó un mensaje de voz de Carolina Azuaje, una colega bloggera invitándome a participar de un workshop en conjunto, con Remly, otra bloggera que yo ya seguía.

Los planetas se habían alineado. Dije que sí, sin dudarlo un segundo.

El workshop tenía nombre y se llamó The Social Media Experience.

La idea era brindar una serie de talleres para emprendedores y pequeñas marcas, que quisieran aprender las bases del social media, desde distintos ángulos.

Comenzando por los principios del E-commerce, pasando luego por la visibilidad desde el marketing en Pinterest y en Instagram.

La fórmula fue una bomba, porque cada una de nosotras es especialista en un tema, no sólo desde la enseñanza sino de trabajar con diferentes tipos de clientes. Lo que traíamos a la mesa, era invaluable.

Desde el momento cero, mi corazón no podía contener la emoción de formar parte de algo así, que me obsesioné en la parte organizativa del asunto, diseñando planillas de excel y proyectos en Asana. Cuándo no, Gaby armando fórmulas y listas…

No sé si el tener planillas y calendarios suelen dar paz, pero a mí me ha funcionado, así que ante todo, si ya tienes un negocio y quieres organizar un taller presencial, recomiendo aprender a usar un gestor de proyectos como Asana. Y ya que estamos, sumate a mi curso Fluir con Asana.

Si bien, desde afuera, puede parecer que para organizar un workshop, un par de personas se pusieron de acuerdo en alquilar un salón y vender entradas, dejame decirte que el trabajo real implica 20 cosas más de lo que se mira a simple vista.

Con decirte que ahora entiendo por qué hay personas que se dedican sólo a dar workshops, ya me explico bastante.

Las cosas que nosotras planificamos al inicio fueron temas de lugar, fechas, contenidos, y precio. Luego, organizamos el tema del catering y los regalos para los participantes. Dentro de lo último, entraron en juego los patrocinios y apoyo de marcas alineadas con la onda del workshop.

Al ser la primera vez, me atrevo a decir que lo hicimos bastante bien, ya que tuvimos comentarios positivos de parte de los asistentes, una gran comunidad online alentandonos desde otros países, y un poco de ganancia monetaria, entre otras cosas copadas.

Acá podés ver un resumen en video de lo que se vivió:


Lo mejor del workshop

Lo más valioso que aprendí de mis compañeras, son cosas muy puntuales de cada una.

Por ejemplo, Caro era la que apuraba cada asunto. Siempre decía “chicas hagamos esto cuanto antes”. Creo que si era por Remly y yo, nos dormíamos con los anuncios que teníamos que hacer.

Por otro lado, Remly, la compradora experimentada, tenía la fórmula infalible para elegir proveedores (si la querés conocer, preguntásela por DM). Aparte, nunca faltaban sus mensajes positivos, que nos calmaban a las otras dos, pues dimos evidencia de ser bastante ansiosas.

Es más, cuando termines de leer este post, te invito a seguirlas en sus redes porque vas a aprender un montón.

A Caro, la podés seguir en @unamentedemujer y @asisecomunica, y a Remly, la podés seguir en @heyremly.

Cómo organizar un workshop presencial: mi experiencia #gabrielah #organizacion #emprender

En cuanto al evento en sí, para mí, lo mejor del workshop fue desvirtualizar a seguidores y clientes con los que tenía contacto a través de las redes, el trabajar en conjunto con emprendedoras que están igual de crazy que yo (en el buen sentido, chicas), y el poder colaborar con marcas locales en la parte de patrocinios, un terreno completamente nuevo en mi universo empresarial.

Gracias al evento conocí a genias como Vanessa, ilustradora detrás de @hola_lupi, a Rebeca, artesana en @rebecalibretas, y a Miriam, curadora de moda en @elclosetdemiriam, entre otros sponsors copados.

Además vi el maravilloso display de una de mis mejores amigas de la facu, que está emprendiendo su propio negocio de catering llamado @bellapizca.

Después de todo, el saber que movimos tantas piezas juntas y que hicimos realidad un deseo, sin tener nada de experiencia en este rubro, me llenó de orgullo.


Lo que mejoraría

Ahora, analizando todo más en frío, si tuviese la oportunidad de hacerlo de nuevo, sacaría mayor provecho de la parte presencial (juegos, dinámicas grupales), e invertiría más tiempo y dinero en hacer publicidad segmentada, porque en nuestro caso, al tener audiencia internacional, no fue fácil venderle únicamente a la ciudad de Buenos Aires.

Ni hablar de que la competencia en terreno workshops presenciales, es cada vez más feroz.

Imaginate que nosotras competimos con al menos 4 workshops para emprendedores que se dieron ese mismo día!

¿Volvería a hacerlo?

Como te decía al principio del post, más allá de que la experiencia fue súper positiva y que la pasamos re bien, algo que también haría es preguntarme si realmente querría hacer el workshop como una decisión interna o si me siento presionada a hacerlo, al ver que son cada vez más personas las que lo hacen.

En mi caso, como consultora especialista en Pinterest, pensaba que debía hacerlo, porque en mi ciudad, que yo sepa, soy la única que se dedica a esto, y porque además, quería tener la fotito en donde se me veía enseñando #sincericidioalert, como si eso validara mi expertise.

Pero la realidad es que antes de dar el workshop, ya era especialista, y no necesitaba hacer nada para probar mi validez.

Además, al planear el contenido de mi taller, me di cuenta de que todo lo que yo puedo enseñar de Pinterest se puede hacer de manera virtual y que no es necesario estar de forma personal, como es en el caso de otras temáticas, como la fotografía, por ejemplo.

Entonces, si volviese a dar un taller o charla presencial, lo haría con el objetivo de hacer networking, pero nunca lo haría por querer validar mi trabajo.

Otra cosa que haría es delegar todo lo que tiene que ver con la organización, ya que, lleva muchísimo trabajo, y se corre el peligro de descuidar el negocio propio.


Con intentarlo ya obtienes ganancia

Para concluir este post, dejame decirte que más allá de mi percepción personal de toda la experiencia, vos sos la única persona que puede hacer realidad tus deseos.

Si hace tiempo que venís con ganas de armar algo presencial, y sabés que puede llegar a ser lo tuyo, no caigas en el vicio de la comparación por querer tenerlo todo perfecto al primer intento.

El organizar workshops y talleres requiere coraje, y aunque la mayoría muestre sólo el éxito de sus eventos, la realidad es que sabés cómo te va a ir una vez que lo intentes.

En nuestro caso, no llenamos todos los cupos que planeábamos, pero lo que aprendimos en todo el proceso, es mucho más valioso que si hubiésemos vendido todo.

Es tan valioso lo que aprendes sobre el rubro (presupuestado, patrocinios, marketing), como lo que aprendés sobre vos misma como emprendedora.

Por tal razón, si querés hacer realidad tu idea de dar workshops, ¡intentalo!

Salga como te salga, te lo vas a agradecer por siempre.

¿Te animas a intentarlo? Dejame tu opinión en los comentarios ♥


Gabriela Higa.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Pinterest para Negocios, Productividad y Visibilidad Online.

Tambien ofrezco un curso online de Asana y servicios de Gestión de Pinterest para bloggers y marcas con presencia online.


¿Quieres llevar tu productividad al siguiente nivel?

En mi curso online Fluir con Asana aprenderás a organizar todos tus proyectos en un mismo lugar, utilizando un método de productividad sostenible que hará que te vuelvas a enamorar de tu vida.

 

En Fluir con Asana podrás:

  • Organizar proyectos personales y profesionales en un mismo lugar

  • Fluir en cada proyecto sin bloqueos ni inseguridades

  • Dar lugar a nuevos proyectos creativos

  • Ganar tiempo y energía para hacer lo que más te gusta

    Haz click aquí para ingresar ahora!


dejame tus comentarios acá: