Perder a mi pareja NO me hizo mejor emprendedora

Abril y Mayo son meses muy particulares para mí.

Aparecen memorias que creía borradas, suspiros de nostalgia, un par de lágrimas y cada tanto, salta la pregunta que trataré de responder en este post y es: Perder a mi novio, ¿me ayudó a llegar adonde estoy hoy?

Creo que nunca conté en detalle esta historia de mi vida en el blog, y tampoco es mi intención hacerlo hoy, pero básicamente hace casi seis años perdí a mi primer pareja en un accidente.

Fue una tragedia familiar horrible y una experiencia que jamás desearía a nadie.

Me llevó mucho tiempo dejar de llorarlo, y justo todo se dio en el momento en el que había decidido emprender.

Perder a mi pareja NO me hizo mejor emprendedora #gabrielah #historias #amor #emprender

Fue por eso que mi proceso de duelo estuvo acompañado de formación, búsqueda de nuevas experiencias e intentos fallidos de varios proyectos.

Como suele sucederle a muchos, me imagino, mientras iba sanando mi alma, siempre aparecía la frase: “todo tiene un propósito”, “tal vez tenías que pasar por esto”, bla bla bla y pensamientos que trataban de justificar lo injustificable.

Creí varias de estas cosas y hasta llegué a sentirme responsable de “atraer” la situación por algo que supuestamente yo tenía que aprender.

Y resulta que el otro día, hablando con Gabriela Figueroa, en su podcast La Mala del Cuento, revelé algo que hace mucho tiempo quería decir, que podría herir la sensibilidad de muchas personas.

Algo que va en contra de lo que se suele decir.

Algo que ya no puedo callar, que es: “yo no necesité pasar por esa situación, y creo que nadie necesita algo así”.

Perder a mi novio no me dio coraje ni me hizo más valiente.

Perder a mi novio no me hizo más fuerte.

Perder a mi novio no me hizo mejor emprendedora.

Perder a mi novio no me hizo.

Perder a mi novio reveló que aunque siempre fui tímida tengo carácter fuerte.

Perder a mi novio reveló que tengo capacidad de perdonar.

Perder a mi novio reveló que soy y que siempre fui emprendedora.

Perder a mi novio reveló más de quien soy.

A veces tratamos de justificar cosas que no requieren tener una causa.

La muerte repentina es una mierda y si te toca de cerca, ¡es mala suerte!

Lo malo de justificar estas tragedias, es que si vos nunca pasaste por algo así de fuerte, puedas creer que necesites un sacudón para despertarte y la verdad es que no.

No esperes a que te pase algo malo para “renacer”.

Basta de comerse el cuento de que toda la gente exitosa tuvo una infancia de mierda, y que si vos no la tuviste, todo te va a ser más difícil.

Dejá de compararte con los demás, y agradecé que tenés una buena vida y que las cosas se te pueden dar de manera fácil.

Yo hoy sé que no necesité perder a mi novio para saber que la vida es corta, lo podría haber aprendido igual.

El que yo diga esto no es signo de que estoy enojada o resentida con lo que pasó, sino que quiero compartir esta revelación para quienes estén esperando a que suceda “algo” para darse cuenta de las cosas.

Es mentira que necesitás un sacudón.

No necesitás nada.

Todo lo que querés, ya es y ya existe.

Ya sos todo lo que querés ser, animate a revelarlo y listo.


mi foto.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Pinterest para Negocios, Productividad y Visibilidad Online.

Tambien ofrezco un curso online de Asana y servicios de Gestión de Pinterest para bloggers y marcas con presencia online.

dejame tus comentarios acá: