Superando el miedo de comenzar un gran proyecto

Superando el miedo de comenzar un gran proyecto  #motivacion #productividad #organizacion #emprendedoras #gabrielah

Un día inesperado, una persona inesperada, te hace una pregunta inesperada.

Una pregunta que planta una semilla en tu mente, dando lugar a muchas más preguntas que sólo se pueden resolver tomando acción. Las respuestas a esas preguntas forman una idea de proyecto, que parece ser demasiado grande para cargar vos solita, pero en el fondo sabés que no hay nada que te impida hacerlo.

Inventás diez mil excusas para decir que vos no sos la persona indicada, y al mismo tiempo no encontrás a nadie que tenga las cualidades adecuadas para reemplazarte.

Van pasando los días y vos seguís en tu proyecto actual, tratando de olvidarte de esa gran idea, que de sólo imaginártela te da cosquillas en la panza.

 


¿Te cuesta hacer la revisión semanal de tus metas?

 
Checklist Revision Semanal.jpg

Suscribite y descargá el checklist gratis:

 

Te unirás a mi lista de suscriptores y aceptas la Política de Privacidad


El problema es que no podés dejar de pensar en ella, porque hacía tiempo que algo no te daba tanto miedo y curiosidad a la vez, y tu intuición te pide a gritos que lo intentes, aunque sea para probar con hechos, que podés ser un desastre o peor aún, dar a luz algo brillante.

¿Te suena familiar esta situación?

Creo que todas las emprendedoras pasamos por algo similar, al momento de empezar nuestros negocios. Algunas lo hacen con una determinación envidiable, mientras que otras, nos mojamos los pies despacito, secretamente esperando a que venga una ola gigante y nos tire al suelo, para después usar esa caída de excusa para no seguir.

Después, hay algunas que fueron viviendo una secuencia de eventos que, vistos de afuera, pareciera que tuvieron suerte al poder vivir de lo que les gusta, pero que si les pedís que te cuenten todo en detalle, te das cuenta de que se prepararon toda la vida para ese "golpe de suerte". En Argentina diríamos que se rompieron el c*** laburando.

Lo loco de todo esto es que las mujeres emprendedoras sabemos que esto es verdad, pero aún así quisiéramos tenerla fácil, aunque expresemos lo contrario. Nos encanta decir que nos re esforzamos y que nuestro trabajo es super difícil, o que el proyecto que vamos a afrontar es hiper desafiante, como si no tuviéramos derecho a tener éxito sólo porque sí.

La pregunta con la que me levanté hoy es: ¿Y si en lugar de enfocarnos en la complejidad de nuestros proyectos, nos dejamos de joder las pelotas y tratamos de hacerlos simples y divertidos? ¿Cuál hay si queremos que nuestras vidas sean fáciles? ¿Y si la facilidad o dificultad de las cosas no existe y sólo está en nuestra mente?

Bueno, al final eran varias preguntas. Capaz me fui de tema, pero esta semana volví a enfrentar al monstruo del auto sabotaje y necesito compartirte la historia, porque estamos juntas en este desafío emprendedor.

Hace varios días que vengo maquinando un proyecto en mi mente, que requiere un gran cambio en mi forma de trabajar - otro cambio, Gaby!!? 

Resulta que llegué a un momento en el que estoy cómoda con lo que hago y además, al habituarme a comenzar el día a las 5am para trabajar con un enfoque láser, ahora tengo mucho tiempo libre que antes no tenía. No lo digo para generar envidia, sino para que veas lo genial que es levantarse a las 5am.

Al estar cómoda y relajada, "apareció" una oportunidad de proyecto que tiempo atrás no hubiese podido tomar, pero ahora siento que podría hacerlo. Digo "apareció" entre comillas, porque en realidad siempre estuvo a la vuelta de la esquina, sólo que yo no quería detenerme a mirarla.

Ahora que la miro, siento el mismo miedo que hubiese sentido antes, pero tengo una necesidad horrenda de enfrentarlo. Te juro que es algo que me hace doler la panza. Esta semana me descompuse de nervios, imaginate.

Probablemente, te estés preguntando.. ¿cuál será ese proyecto?

Mira, la verdad es que no puedo darte detalles porque todavía no tiene nombre. Pero lo que sí te puedo compartir es cómo armé el proyecto para empezar a tomar acción en los próximos meses.

 

Creación de un nuevo Proyecto

Paso 1. Captura de idea

Cuando la idea del proyecto se instaló en mi mente y me empezó a distraer de otras cosas que estaba haciendo, supe que tenía que sacármelo urgente de la cabeza.

Por ejemplo, a la noche vengo leyendo una novela espectacular llamada The Signature of All Things de Elizabeth Gilbert. Es una autora que te lleva al siglo pasado y te hace sentir hasta los olores de las escenas. Desde que se me implantó la idea, no podía leer la novela sin pensar en el proyecto.

Era grave. Por eso, para sacarmela de la mente, tomé mi bullet journal y empecé a volcar todo lo que pensaba sobre este nuevo proyecto. Escribí cómo surgió la idea del proyecto, qué posibilidades tengo de ejecutarla, con qué herramientas, todo. Anoté todo.

También lo anoté en Asana, el gestor de proyectos digital que uso para organizar toda mi vida, en un listado que se llama Bandeja de Captura, que es el lugar en donde vuelco ideas sueltas, problemas, recordatorios, etc.

Así logré volver a enfocarme en el presente para disfrutar de la novela.

 

Paso 2. Procesado de idea

Al haberla sacado de mi cabeza, y al haberla cargado a Asana, supe que tenía que hacer algo con esa idea. No la podía dejar allí, como si nada. Por eso, tuve que procesarla.

Al procesarla, decidí cuándo iba a querer trabajar sobre ese proyecto y determiné un plazo de tiempo para ejecutarla, tipo prueba y error.

Si en X meses no funciona, la puedo dejar ir. Pero si funciona, sólo después de ese período voy a decidir qué hacer. Como cuando salís con alguien, ¿viste?

 

Paso 3. Organización de proyecto

Luego de tomar la decisión de avanzar sobre el proyecto en los próximos meses, tuve que organizarlo para que no me abrumase.

La realidad es que cuando estás frente a un proyecto nuevo que te emociona, sabés que puede ser tan grande como vos te lo imagines, cosa que es peligrosa si no sabes organizarte. Si todavía no tomaste acción, ¿cómo podés pensar en la cantidad de empleados que vas a contratar si no construiste lo básico? Bueno, eso es lo que me dije hace unos días.. Me reí sola, y seguí organizando el proyecto como si se tratase de un plan de acción para un cliente. Simple y concreto.

La clave para armar un plan de acción, querida, es que armes una serie de pasos acotada que te haga cruzar la línea de salida. Nada más.

El plan de acción no tiene por qué dar los detalles de cómo llegar a la meta, porque es imposible predecir el futuro. La idea es que empieces, y sobre la marcha sigas listando las próximas acciones a medida que avances. Si te detenés a armar un plan de acción de principio a fin, antes de empezar, es probable que te paralices y no termines haciendo una goma.

 
  Asana  es un gestor de proyectos digital gratuito que podés sincronizar en todos tus dispositivos.

Asana es un gestor de proyectos digital gratuito que podés sincronizar en todos tus dispositivos.

 

Entonces, para organizar un proyecto nuevo en Asana, lo que te sugiero hacer es crear un proyecto en forma de lista, y que sólo enumeres las primeras 5 mini acciones para empezar, nada más. Ponele una fecha a la primera acción, asignatela para que Asana te tire una notificación y listo. Cuando llegue ese día, arrancás como si nada.

Lo único en lo que debes enfocarte es en esa mini tarea. Cuando la termines, seguís con la segunda.. y así hasta que tengas que volver a listar otras 5 acciones.

Paso a paso te irás adentrando en el proyecto y podrás crear más niveles de organización a medida que lo necesites, pero que nada te impida empezar.

 

Paso 4. Revisión de Proyecto

Sé que estamos hablando de un proyecto nuevo, entonces pareciera que no hay nada que revisar, pero la verdad es que por más que hayas dado dos mini pasitos, es importante revisar cómo te sentiste, qué aprendiste y cómo vas a descansar de ese proyecto en tus días libres.

Es bueno descansar, colega.

En mi caso, todos los viernes hago una revisión semanal obligatoria en donde ordeno todos mis proyectos, con el fin de cerrar la oficina para descansar a pleno el fin de semana. En esta revisión también entraría este nuevo proyecto. Lo trato como si fuera uno más, porque en realidad forma parte de un todo: mi vida.

Lo bueno de una revisión semanal, además de ordenar todos tus quehaceres, es que tenés un momento para reflexionar sobre las victorias y desafíos que viviste días atrás, para planear con mayor claridad la próxima semana. Allí verás, que el nuevo proyecto, al final no es tan aterrador como parecía, y que todo ese miedo estaba en tu mente.

 

Paso 5. Ejecutar el paso a paso como si no hubiera mañana

Si conocés el método GTD, probablemente reconozcas estos cinco pasos que acabo de enumerar. GTD es la abreviatura del libro Getting Things Done (Organízate con Eficacia) de David Allen, mundialmente conocido por ser uno de los padrinos universales de la gestión de tareas.

El quinto paso es el de la ejecución, y tiene que ver con tomar acción en cada tarea enfocándote en ella, como si no tuvieras nada más que hacer.

Para esto es importante planear cada día la noche anterior, en base a lo que decidiste en la revisión semanal, para que tu mente no de vueltas sobre todos los proyectos en los que debes avanzar.

En este paso, como te estás enfocando en el presente, también se toma en cuenta tu nivel de energía, tiempo disponible, eventos programados y contextos (lugares o situaciones) en los que te vas a mover.

Tu proyecto nuevo no tiene por qué venir a patearte el tablero y tirar abajo todo lo que venís haciendo, sino darte alegría para seguir fluyendo creativamente en lo que te gusta hacer.

 

¿Te animás a organizar tu nuevo proyecto (y toda tu vida) conmigo?

Si sentís que no te da la vida para hacer todo lo que querés, armé un curso especial para vos. Además de ser súper accesible es de simple ejecución y está pensado en aquellas emprendedoras que tienen poco tiempo.

El curso se llama Fluir con Asana, lo podés hacer a tu propio ritmo, desde cualquier parte del mundo. Allí te enseñaré a armar un sistema de organización flexible sobre Asana, el gestor de proyectos digital que podés llevar en tu celular adonde vayas. Inscribite a continuación:

 

 

En Fluir con Asana podrás:

  • Organizar proyectos personales y profesionales en un mismo lugar
  • Fluir en cada proyecto sin bloqueos ni inseguridades
  • Dar lugar a nuevos proyectos creativos
  • Ganar tiempo y energía para hacer lo que más te gusta
Fluir con Asana
 
 

mi foto.jpg

Autora: Gabriela Higa

Hey, soy Gab.

Mi misión es ayudarte a fluir como una ninja para que disfrutes de tu vida, escribiendo a diario en este blog sobre Productividad, Ventas y Visibilidad Online. Tambien ofrezco cursos online para ninjas avanzadas.

Si querés recibir mis correos todas las semanas, podés registrarte en la caja de suscripción acá abajo y además recibir de regalo un checklist para que hagas tu revisión semanal:

Descarga GRATIS el Checklist para una Revisión Semanal Efectiva

Te unirás a mi Lista de suscriptores y aceptas la Política de Privacidad [https://www.gabriela-h.com/politica-de-privacidad] Powered by ConvertKit

Comparte este post con tus amigos: