El truco de tocar sólo una vez [para tu trabajo y para lavar los platos]

Este post es para mujeres, amigo. Te aviso por las dudas. Si querés saber más sobre Blogging, hacé click en este enlace y descargate el kit para bloggers fuertes.

Qué tal querida. ¿Qué me das si yo te paso el truco para que ganes una hora más al día? Hoy te voy a explicar EL truco productivo que más me ha servido los últimos meses llamado: "Las cosas se tocan sólo una vez", o sea nada se toca dos veces ~ pffff obvio, ya estaba claro Gaby.

Ok ok, aclaro lo de NO tocar dos veces lo mismo porque es algo que hacemos SIEMPRE y no vemos lo malo que es para nuestra productividad.

El truco es muy sencillo de entender y solamente consiste en "tocar" las tareas del día una única vez, porque si la tocamos dos veces o más, una de esas veces habrá sido al divino botón, lo que significa una pérdida de tiempo.

La tarea es RE fácil pero en la práctica por ahí no nos agrada mucho seguirla, menos si somos del tipo perfeccionista.

El tema es este: hay que poner las cosas en la balanza. Si sabemos que no nos alcanza el tiempo para hacer lo que tenemos que hacer, sí o sí debemos hacer lo posible para ahorrarlo y usarlo a nuestro favor.

Como dice el título, esto lo podés aplicar al trabajo y en tu casa. Te paso algunos ejemplos que yo uso cuando trabajo:

# Realizar la tarea más importante del día primero y no tocar nada hasta no terminarla.

En mi caso, lo primero que hago a la mañana, después de desayunar, es sentarme a escribir algo groso. Puede ser desde una entrada potente hasta un capítulo de un curso. Hasta no terminar de escribir lo propuesto, no hago más nada. La revisión y edición final se la hago al otro día, y así.

Claro que esto puede variar según el tipo de trabajo, por ejemplo, si fuese diseñadora seguramente no termine un proyecto en una mañana, pero en ese caso podría determinar qué parte del proyecto termino en ese lapso de tiempo hasta seguir con otra tarea, como yo con los capítulos de un curso.

# Tocar cada mail una sola vez

Seguramente tenés determinado un horario específico para revisar y contestar mails importantes - si no lo tenés, definilo YA. En este caso, sabrás que hay mails que llevan más tiempo y dedicación que otros, entonces la regla cabe perfectamente en el plan.

No abras un mail si no lo vas a contestar en ese momento. Aunque te carcoma la curiosidad, no lo abras. Si lo abrís, contestalo y despachalo. Nada de chusmear y poner "marcar como no leído" porque no va.

No va porque aunque te pongas a hacer otras tareas, hasta que no lo contestes vas a estar distraída pensando en eso, y no hay nada peor que trabajar con la mente en otro lugar.

Te tome cinco, diez o treinta minutos contestalo, envialo y a otra cosa mariposa.

# Promoción en Redes Sociales

¿Cuántas veces entraste de chusma para ver la respuesta de la gente en una publicación de Facebook? ¿Y cuántas veces por chequear ese dato te quedaste scrolleando por media hora?

Tengo un dato más importante para compartirte: las redes sociales no son las que te van a traer las ventas directas. Entonces, ¿para qué le vas a dedicar tanto tiempo?

Para publicar tu contenido, podés elegir dos días a la semana para subirlas a una plataforma que te las publique automáticamente, como Hootsuite o Buffer.

Para contestar los mensajes y comentarios, elegís un momento del día y mismo entrás sólo una vez a cada red, salvo que una te traiga muchísimo tráfico de calidad y le quieras dedicar más tiempo.

En cuanto al uso personal, decidí no perder tiempo en las redes, sólo lo uso para trabajar y estar en contacto con mi comunidad. Si quiero estar en contacto con amigos, prefiero hablarles directamente por otros medios.

Bonus track: Casa

Tengo algo que confesarte: Soy un desastre en las tareas del hogar. Gracias a Dios, mi novio es ordenado y me re ayuda. Pero igual, hago lo que puedo y este truco me está ahorrando mucho tiempo. Por ejemplo: Lavo los platos mientras cocino. Sí, los platos de la comida anterior.

-Qué asco Gaby-. Dejame de joder, lleva demasiado tiempo cocinar y peor si le tengo que sumar lavar los platos. O sea, cocinar, comer, lavar los platos. Se me fueron dos horas y media mínimo.

Como el cocinar tiene muchos tiempos muertos, aprovecho que estoy adentro de la cocina para lavar y limpiar los utensilios que voy usando junto con los platos anteriores. A la hora de servir, ¡está todo limpio! Después de comer, apilamos los platos usados, les damos una enjuagada rápida para evitar los bichitos y chau, a trabajar.

Criticame lo que quieras, pero yo gané una hora más al día.

Conclusión:

No toques tus tareas más de una vez, sé eficiente y despachalas cuanto antes.

A ver cuánto tiempo ganás esta semana con este truquín, ¿eh?

Espero que lo uses y me cuentes!

Gab,-